Vicky

0 comentarios
07/07/2015

Volkswagen Scirocco R-Line 2.0 TSI 180 CV DSG: dinamismo y amplitud para el coupé deportivo


 

Probamos uno de los coupés deportivos más deseados del momento, el nuevo Volkswagen Scirocco 2.0 TSI 180 CV DSG R-Line.

Hace cuatro años tuvimos la oportunidad de probar una edición exclusiva del Scirocco denominada Limited Edition, desde el 2011 hasta la actualidad el Scirocco ha recibido algún que otro restyling que ahora ponemos a prueba.

El Volkswagen Scirocco es uno de esos modelos que son inconfundibles por su robusta y musculada carrocería, con un interior, acabado y habitabilidad muy buenos.

La parte delantera del coche presenta un nuevo diseño de faros bixenón con iluminación dinámica en curva en el caso de nuestra unidad de prueba. También estrena nuevo diseño de entradas de aire en color negro.

La parte trasera del Scirroco también cuenta con algunas modificaciones como los faros traseros LED y el portón del maletero con nuevo diseño.

Volkswagen únicamente ofrece una sola terminación exterior para el Scirroco denominado R-Line cuyo acabado lo podemos ver en las fotos de la prueba y dispone de un parachoques delantero con faros antiniebla, parrilla y rejilla de ventilación de color negro brillante, unos pasos de ruedas más anchos y un alerón trasero. La parte delantera del vehículo en la parrilla también incorpora el logotipo R-Line, intermitentes LED incrustados en los retrovisores, entradas de aire frontales con rejilla en diseño de nido de abejas.

Una de las principales características del habitáculo del Scirroco es un gran espacio, se trata de un vehículo con capacidad para cuatro pasajeros 2+2 pero con una gran habitabilidad y comodidad en su interior para cuatro personas tanto en altura, profundidad y anchura, con cifras media de 1.80 metros, ya que superior a esa cifra quizás en las plazas trasera sea algo más gusto en altura y profundidad.

El nuevo Scirroco dispone de un nuevo salpicadero, un diseño del volante deportivos forrado en cuero con tres radio y multifunción, achatado en la zona inferior con el logo de R-Line. El volante multifunción podemos controlar todos los aspectos del coche de una manera sencilla como el ordenador de a bordo y el sistema de música.

En la parte superior de la consola central podemos observar la presión del turbo, el cronometro y el indicador de la temperatura del aceite.

En la parte inferior de los tres relojes podemos ver las salidas del aire acondicionado con inserciones en aluminio, por debajo se sitúa la pantalla infoentretenimiento (audio, configuración, ajustes…) y por último donde manejamos los mandos de climatización bizona. Seguido de un freno de mano eléctrico y un compartimento portaobjetos.

En nuestra prueba probamos el nuevo motor 2.0 TSI de 180 CV, alcanza una velocidad máxima de 227 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 7,4 segundos.

La media de consumo de la prueba estuvo en 7,5 L/100 km en diferentes vía: ciudad, autovía y carreteras comarcales. La conducción en ciudad el consumo puede aumentar un poco más superando los 8 litros, dependiendo un poco de la conducción que hagas y teniendo en cuenta que estamos hablando de un coche con aspecto deportivo.

En cuanto al equipamiento en la versión probado con acabado R-Line incorpora airbags conductor y pasajero, de cabeza y laterales, asientos traseros con anclaje Isofix, ABS, ESP, control de tracción, asistente de arranca en pendientes, indicador de presión de neumáticos, asistente de frenada, faros bixenon, lavafaros, climatización bizona, sensor de lluvia y luces, cambio automático DSG con levas en el volante, volante multifunción, etc.

 




 
Comentarios