Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/ellascon/public_html/wp-includes/general-template.php on line 1643

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method PageNavi_Core::stylesheets() should not be called statically in /home/ellascon/public_html/wp-includes/plugin.php on line 395


judit

1 comentarios
27/04/2012

Volkswagen Beetle Design 1.2 TSI 105 CV


 

INFORMACION GENERAL

El Volkswagen Beetle, más conocido como “Escarabajo” es un modelo que desde su aparición ha conseguido mantenerse en el tiempo, un icono de la automoción. Ahora probamos la 6ª generación del modelo, donde el icono se reinventa y se deshace de su anterior imagen más “afeminada” para dar lugar a un modelo más agresivo y dinámico.

El nuevo Beetle, además de su nuevo diseño, ofrece un interior más amplio y un maletero de mayor capacidad, solventando los problemas que presentaba la generación anterior. Toma la misma base que el Volkswagen Golf y aunque conserva su esencia, el cambio es radical.

El nuevo Volkswagen Beetle es más ancho, más largo pero más bajo, ofreciendo un diseño más agresivo, musculoso y dinámico. Ahora mide 4,28 metros de largo (+15,2 cm), 1,81 metros de ancho (+8,4 cm) y 1,48 metros de alto (-1,2 cm).

La nueva generación ya no se asocia a la imagen femenina que venía arrastrando desde hace años, y sobre todo con la anterior generación. Cuenta con unos pasos de ruedas poderosos, un capó más alargado y con formas más marcadas, las típicas ópticas redondeadas (en opción con luz LED diurna) o la parte trasera con unos faros rediseñados.

La gama de motores en la que se puede adquirir el nuevo Volkswagen Beetle es bastante amplia. Cada motor va asociado a un acabado, Design o Sport. La versión de prueba monta el motor 1.2 TSI de 105 CV con el acabado Design. Se puede adquirir en 3 motores gasolina, el 1.2 TSI Design de 105 CV (21.120 €), 1.4 TSI Design de 160 CV (24.090 €), 1.4 TSI Sport de 160 CV (24.320 €), 2.0 TSI Sport DSG 200 CV (28.460 €).

En la oferta diesel encontramos dos motores, el 2.0 TDI de 140 CV disponible con cambio DSG. Son los siguientes: 1.6 TDI Design 105 CV (22.710 €), 2.0 TDI Design de 140 CV (25.000 €), 2.0 TDI Sport de 140 CV (25.220 €), 2.0 TDI Design DSG 140 CV (26.760 €), 2.0 TDI Sport DSG 140 CV (26.980 €).

El Volkswagen Beetle se ofrece en una amplia gama de colores. Encontramos algunos sin cargo, como el Blanco Candy (versión de prueba). El resto son con cargo, como el Rojo Tornado (130 €), Amarillo Saturno (130 €), Azul Denim (130 €) o Negro (130 €), Blanco Oryx efecto nácar (890 €), Negro Profundo efecto perla (470 €) o los colores metalizados (470 €), como el Gris Platino, Marrón Dakar, Plata Roca Lunar o Plata Réflex.

Los principales competidores del Volkswagen Beetle como clásicos que perduran con el tiempo son el MINI y el Fiat 500. También entraría dentro de sus competidores el Audi A1, aunque sin ninguna duda, el nuevo “Escarabajo” gana a todos en diseño.

INTERIOR

Como hemos comentado antes, el Volkswagen Beetle mejora la amplitud de su habitáculo y la capacidad de su maletero. Homologa espacio para 4 ocupantes, y vemos adecuado no haber incorporado una plaza adicional (central trasera), porque no hay espacio para una plaza más.

Los asientos delanteros, con tapicería en tela “Rous”, son regulables en altura y cuentan con ajuste lumbar. A pesar de ser un tres puertas, cuentan con la función “Easy Entry”, que ofrece una accesibilidad más cómoda a las plazas traseras. Si por algo destacan es por lo cómodas que son y el gran espacio que hay en estas plazas. La altura al techo es más que suficiente incluso para personas de gran altura.

Las plazas traseras son las más beneficiadas en esta nueva generación. Los ocupantes que viajen en estas plazas cuentan con más espacio para las piernas y más altura al techo (van cómodas personas de hasta 1,80 metros). Aún así, encontramos un pequeño detalle que no hace que el viaje sea tan cómodo. El respaldo de los asientos traseros es muy vertical y no se puede regular.

En cuanto a la calidad de los materiales utilizados, no podemos decir que sea igual que la calidad que encontramos en un VW Golf, ya que en el Beetle encontramos plásticos duros, pero sí que el resultado y la calidad percibida es buena. El ajuste de las piezas es bueno, sin apreciar sonidos en el interior.

Cuenta con un volante multifunción, tapizado en cuero y regulable en altura y profundidad. Cuenta con detalles en el color de la carrocería que le dan un toque más jovial y dinámico. Gracias a su regulación, encontrar la posición adecuada de conducción es sencillo.

En los paneles de las puertas, al igual que en el salpicadero y el volante, encontramos piezas de plástico del color de la carrocería, que siguen contribuyendo a la imagen más atractiva.

El maletero tiene una capacidad de 310 litros, 96 litros más que el de la generación anterior. Se puede ampliar a 905 litros si se abaten los asientos traseros. A pesar de que no es demasiado grande, permite transportar lo necesario en el día a día (hasta un carrito de bebé) o un viaje sin demasiadas maletas.

No tiene una forma regular, ya que deja más espacio en la zona más próxima a los asientos. Esto es debido a la caída del portón trasero. El acabado del maletero es bueno, ya que está tapizado. Bajo el suelo encontramos la rueda de repuesto de serie, más pequeña.

El salpicadero está fabricado en plásticos duros. En la parte superior, el plástico es de color negro, mientras que en la parte delantera destaca por incorporar una pieza de plástico rígido del color de la carrocería (la versión de prueba en blanco). En la parte superior encontramos un hueco para depositar objetos, que irán moviéndose durante la marcha.

En la parte central del salpicadero vemos la pantalla de 6,5”, donde vemos los datos de la radio cd/mp3 “RCD 510”, imagenes del sensor de aparcamiento o el Bluetooth. A ambos lados de la pantalla vemos las salidas de aire del climatizador. En la parte derecha encontramos una segunda guantera.

El cuadro de instrumentos está compuesto por tres relojes, a la izquierda el cuentarrevoluciones, en el medio el velocímetro (muy grande) y a la derecha el indicador de combustible. También incorpora un ordenador de a bordo (un poco pequeño), que muestra datos como la temperatura del aceite, la velocidad, consumo medio…

Nuestra unidad de prueba no lo incorporaba, pero por 255 € adicionales, podemos incorporar el paquete Sport, que añade tres relojes, que muestran un cronómetro, el indicador de la temperatura del aceite y el indicador de la presión del turbo. La consola central es muy básica, con los controles del climatizador bi-zona.

El Beetle cuenta con varios huecos para depositar objetos, como el reposabrazos central delantero, los posavasos delanteros y el trasero, dos guanteras con tapa o los “huecos” de las puertas. Es algo que no vemos muy claro, y es que no están cerrados como estamos a verlos en otros modelos, sino que están abiertos y sujetan los objetos mediante una tira elástica (no podemos dejar objetos pequeños).

PRUEBA DINÁMICA

El Volkswagen Beetle que probamos es la versión de acceso a la gama. Monta el motor 1.2 TSI de 105 CV y 175 Nm de par máximo, asociado al cambio manual de 6 velocidades. Su velocidad máxima es de 180km/h, necesitando 10,9 segundos en alcanzar los 100km/h.

La combinación del motor con el cambio es bastante buena (el cambio automático DSG no está ni en opción). Se trata de un motor de 105 CV que ofrece una buena respuesta, suave y aunque no lo vaya a parecer en un principio, sorprendentes prestaciones (en función de lo que se le puede pedir).

El cambio manual de 6 velocidades es preciso y las marchas entran muy suaves. La distancia entre marchas, aunque se cambia con rapidez, podrían ser un poco más cortas, por eso de ofrecer la sensación de una conducción más deportiva. La sexta marcha adicional es una marcha de desahogo, para conseguir menores consumos.

Gracias a que cuenta con turbo, la capacidad de aceleración es bastante buena. Ofrece el par máximo desde las 1.500 rpm, ofreciendo aceleración desde bajas vueltas y manteniéndola sin perder potencia hasta casi las 4.000 rpm.

Aunque pesa 1.349 kg, homologa un consumo medio de 5,9l/100km. A nosotras nos ha consumido de media unos 6,7l/100km, aunque si pisamos más de la cuenta no baja de 7,5l/100km. En ciudad, el consumo homologado es de 7,6l/100km y el extraurbano de 5,0l/100km. El Beetle de 105 CV emite 137g/km de CO2.

Encontramos una pega, y es que el motor no incorpora Stop&Start. Gracias a él conseguiríamos unos consumos más bajos y unas emisiones más contenidas. Con el depósito de combustible de 55 litros podemos realizar unos 800 kilómetros.

El puesto de conducción es muy cómodo, ya que se puede regular el asiento hasta en altura y el volante en altura y profundidad. Los asientos ofrecen una buena sujeción, y la visibilidad es buena en todas las direcciones. Los mandos se encuentran situados en una posición cómoda para el conductor, sin que deba retirar la mirada de la carretera.

Si debemos describir la conducción del nuevo Volkswagen Beetle diríamos que es muy divertida. A pesar de no ser un coche poco pesado, su respuesta sorprende, ofreciendo una buena sensación de seguridad y un manejo cómodo.

Su estabilidad en curva también es destacable, aunque es lógico no encontrar la misma respuesta que en un modelo más deportivo. El control de tracción y el control de estabilidad no se pueden desconectar, por lo que el coche siempre nos recolocará en caso de perder la adherencia en la parte trasera.

La insonorización del habitáculo está muy conseguida, y es que a velocidades legales por autovía se puede mantener una conversación sin que el ruido sea un inconveniente. Ya lo hemos comentado antes, pero tampoco se escucha ningún ruido por el mal ajuste de las piezas, que es correcto.

La suspensión delantera es de tipo McPherson y muelle de resorte helicoidal y suspensión trasera de estructura de eje rígido y muelle de resorte helicoidal. En la parte delantera cuenta con barra estabilizadora. Gracias a ello, la conducción por carreteras en mal estado es muy cómoda, apenas notando el bacheado dentro del coche.

La dirección es uno de los aspectos que más nos ha gustado. A pesar de ser una dirección asistida eléctricamente, no se nota artificial, y además cuenta con asistencia en función de la velocidad. Se trata de una dirección rápida y precisa.

El sistema de frenos está compuesto por frenos de disco ventilado de 280 mm en la parte delantera y frenos traseros de disco. Ofrece una buena respuesta desde que se pisa el pedal de freno. El Beetle de la versión de prueba cuenta con llantas de 17” que montan neumáticos 215/55 R17 delante y detrás.

Consideramos que el Volkswagen Beetle es el coche perfecto para aquellos que busquen llamar la atención gracias a su impactante diseño y a los que disfruten teniendo un icono del automóvil. Impresionante y completísimo el equipamiento que incorpora de serie y la conducción tan divertida que ofrece. No es aconsejable para aquellos que vayan habitualmente acompañados (las dos plazas traseras no son muy cómodas) ni que necesiten bastante espacio para transportar objetos. Sin duda, la mejor generación hasta el momento.

EQUIPAMIENTO

Dependiendo del motor elegido, el Volkswagen Beetle se puede elegir en dos acabados, Design y Sport. Nuestra unidad de prueba, al montar el motor 1.2 TSI de 105 CV sólo puede adquirirse con el acabado Design.

El Volkwagen Beetle Design incorpora de serie 6 airbags, ABS, ESP, asistente de arranque en pendiente (Hill Start Assist), control de desgaste de las pastillas de freno, control de tracción, control de velocidad Tempomat, control sonoro para cinturones de seguridad, desactivación del airbag frontal del pasajero, dirección asistida electromecánica variable según velocidad, display multifunción PLUS con computadora de a bordo, faros antiniebla con luz estática de giro, anclajes ISOFIX, luz diurna, regulación de alcance de faros, retrovisor interior fotosensible, retrovisores exteriores regulables eléctricamente y térmicos, volante multifunción, en cuero, regulable en altura y profundidad, climatizador Climatronic bi-zona, asientos delanteros regulables en altura, con ajuste lumbar y función “Easy Entry”, cierre centralizado, elevalunas eléctricos delanteros, encendido automático de luces, funciones “Coming Home” y “Leaving Home”, limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia, luces delanteras de lectura, mando de apertura a distancia, reposabrazos central delantero, consola central, lateral de las puertas y aplicaciones del volante en el color de la carrocería, moldura protectora lateral en color de la carrocería con banda cromada, paquete cromo interior, paragolpes del color de la carrocería, perfil cromado en las ventanillas y faros antiniebla, tapizado en tela “Rous”, radio cd/mp3 “RCD 510” con 8 altavoces, cargador frontal de 6 CD y conexión USB, pantalla táctil de 6,5”, Bluetooth, llantas de aleación de 17″ “Talaia” (215/55), etc.

De forma opcional se pueden añadir los faros bi-xenón con lavafaros (720 €), acceso y arranque sin llave (335 €), lunas traseras oscurecidas (180 €), retrovisores plegables eléctricamente (115 €), inscripción específica en la parte trasera del coche (45 €), pintura Blanco Oryx (890 €), pintura metalizada y efecto perla (470 €), pintura sólida (130 €), enchufe adaptador iPod/iPhone (25 €), radio-navegador “RNS 315” con pantalla táctil de 5” (595 €), radio navegador “RNS 510” con pantalla táctil de 6,5” y disco duro (1.520 €), llantas de aleación de 17” Type One Design (100 €), llantas de aleación de 18” Herbie 53 (515 €), llantas de aleación de 18” PG Design (665 €) o la alarma antirrobo (300 €).

Además, Volkswagen ofrece diversos paquetes para completar los niveles de equipamiento:

Tech (405 €), con sensor de aparcamiento trasero y delantero Park Pilot e indicador de presión de neumáticos.

Tech Plus (1.240 €), con control de aparcamiento trasero y delantero Park Pilot, indicador de presión de neumáticos y techo panorámico.

Sport (255 €), con cronómetro, termómetro de aceite, indicador de la presión del turbo y lunas traseras oscurecidas.

Excellence (2.320 €) con faros bi-xenón, lavafaros, asientos delanteros deportivos y calefactables, eyectores limpiafaros calefactables y tapicería cuero Vienna.

Music&Sound Fender(560 €) con iluminación interior adicional de 3 colores, sonido VW Sound “Fender” y Subwoofer de 400 W.

La versión de prueba incorpora el paquete Tech, con sensor de aparcamiento delantero y trasero e indicador de presión de neumáticos (405 €). El precio final de la versión de prueba es de 21.525 €.

A DESTACAR

Nuevo diseño más musculoso y agresivo
Amplitud del habitáculo y del maletero
Equipamiento muy completo

A MEJORAR

Motor sin Stop&Start

Asientos traseros verticales

No se puede elegir el nivel de equipamiento (va asociado a cada motor)

El control de tracción y estabilidad no se pueden desconectar




 
Comentarios




Maria

Precioso la nueva generación del Beetle. Saludos

2012-04-27 12:35:35