Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/ellascon/public_html/wp-includes/general-template.php on line 1643

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method PageNavi_Core::stylesheets() should not be called statically in /home/ellascon/public_html/wp-includes/plugin.php on line 395


judit

0 comentarios
21/06/2012

Range Rover Evoque Prestige


 

INFORMACION GENERAL

El Range Rover Evoque es ese vehículo que todo aquel que lo ve se gira a verlo, o más bien, admirarlo. Un SUV compacto de diseño deportivo, ágil en carretera y un interior sobresaliente. A pesar de ser un Land Rover (denominado Range Rover) no es el vehículo más idóneo de la gama para circular por campo, aunque puede adentrarse en terrenos que con otro vehículo no podríamos gracias a los sistemas de seguridad que incorpora.

Está disponible en dos carrocerías, Coupé (3 puertas) y 5 puertas (versión de prueba). En su interior encontramos espacio para 5 ocupantes (en opción 2+2 en la versión Coupé). La versión de prueba es el Range Rover Evoque SD4 con motor 2.2 de 190 CV, cambio automático y acabado Prestige.

Su diseño exterior es uno de los aspectos que más nos gusta del Range Rover Evoque. Con un toque deportivo, Land Rover consigue acercarse a un público joven, y no hay duda en base a las ventas de que han logrado su objetivo. Mide 4.355 metros de largo, 1.965 metros de ancho y 1.635 metros de alto. Sus medidas compactas hacen de él un vehículo cómodo de conducir.

Lo que más destaca de su diseño son las líneas agresivas y unas formas apenas vistas. Donde más se aprecian es desde la vista lateral y es que el techo va bajando, dejando menos altura en la parte trasera. En su frontal, lo que más nos llama la atención son sus faros afilados (de xenón con una línea LED), la gran parrilla, el distintivo Range Rover, los potentes faros antiniebla o las protecciones de los bajos.

En el lateral nos encontramos con unas impresionantes llantas de 19”, detalles en aluminio bajo las puertas, los imponentes pasos de ruedas, retrovisores con intermitente integrado y la ventanilla trasera dividida en dos. La parte trasera es lo que más nos gusta junto con los faros delanteros. Con un pequeño alerón, encontramos el distintivo que nos indica de qué versión del Evoque se trata.

El difusor, con dos salidas de escape (una en cada lateral) está integrado en el paragolpes y cuenta con protecciones para los bajos. La luna trasera quizás es un poco pequeña debido al alerón, aunque la visibilidad es buena gracias a los grandes retrovisores. La versión de prueba cuenta con un techo panorámico fijo y el techo en color Fiji White en contraste con la carrocería.

El Range Rover Evoque se puede adquirir en diversos motores que van desde los 150 CV hasta los 240 CV. La versión de acceso es el Evoque eD4, con motor 2.0 diesel de 150 CV asociado al cambio manual de 6 velocidades y tracción 2WD (33.900 € con el acabado Pure, 43.300 € con el acabado Prestige y 42.400 € con el acabado Dynamics). Si se desea con tracción total (versión TD4) el precio aumenta 2.000 € y si se desea el mismo motor asociado al cambio automático y tracción 4WD el precio es de 39.800 € (Pure), 49.600 € (Prestige) y 48.700 € (Dynamics).

Después le sigue la versión SD4 con motor 2.0 de 190 CV, tracción total y cambio manual de 6 velocidades (38.800 €, 48.200 € y 47.300 € con el acabado Pure, Prestige y Dynamics respectivamente). El mismo motor asociado al cambio automático tiene un precio de 42.800 € (Pure), 52.600 € (acabado Prestige y versión de prueba) y 51.700 € (Dynamics).

Por último, la única versión gasolina (Si4), con un motor 2.0 de 240 CV asociado al cambio automático. Su precio es de 42.700 € (Pure), 52.500 € (Prestige) y 51.600 € (Dynamics).

El Range Rover Evoque se puede elegir en diversos colores para la carrocería. Encontramos el color Fuji White, sin cargo y otros con cargo, como los colores metalizados Premium (1.309 €) Havana y Barolo Black y los colores metalizados (773 €) Baltic Blue, Colima Lime, Firenze Red, Golway Green (versión de prueba), Indus Silver, Ipanema Sand, Mauritius Blue, Orkney Grey y Santorini Black.

También se puede adquirir el techo en color en contraste con la carrocería (644 €), a elegir entre el color Santorini Black, Indus Silver o Fuji White. Si se integra el techo panorámico fijo y el color en contraste, nos cuesta 1.342 €.

Los principales competidores del Range Rover Evoque son otros SUV como pueden ser el Audi Q3, el BMW X1 o el Volkswagen Tiguan. De forma menos directa también podríamos incluir al Ford Kuga. Para nuestro gusto, ninguno de sus competidores ofrece el diseño deportivo que ofrece el Evoque.

INTERIOR

El interior del Range Rover Evoque, al igual que su exterior, está cuidado al detalle. Amplio, fabricado con materiales de gran calidad, con lo último en tecnología y unos asientos realmente cómodos, viajar en él es toda una experiencia para los sentidos.

Homologa espacio para cinco ocupantes (las tres plazas traseras son reales) y la calidad y el lujo los encontramos por todo el habitáculo. La versión de prueba cuenta con un techo panorámico enorme (casi todo el techo), que junto con las ventanillas, aportan mucha luminosidad al interior. Todos los asientos, al igual que los paneles de las puertas, están tapizados en cuero, en un color que no le favorece mucho para nuestro gusto.

Los asientos delanteros son muy amplios, cómodos y ofrecen una muy buena sujeción. Los cinturones son regulables en altura y conseguir un puesto de conducción es cómodo ya que cuentan con múltiples ajustes eléctricos (en altura y ajuste lumbar) y memoria de la posición (pueden registrarse hasta 3 ajustes). El asiento del acompañante no cuenta con ajuste en altura.

Los asientos traseros son amplios y cuentan con suficiente altura al techo y espacio para las piernas para que puedan viajar cómodamente pasajeros de hasta 1,85 metros de alto. El asiento central cuenta con un reposabrazos con dos sujetavasos. Las ventanillas traseras no son demasiado grandes. Un detalle que no nos ha gustado mucho es que la plaza central no cuenta con reposacabezas.

La calidad de los materiales y el acabado o ajuste de las piezas es excelente. Con un interior digno de cualquier modelo Premium (mucho más que el del BMW X1 por ejemplo), encontramos materiales blandos, asientos, paneles de las puertas y salpicadero en cuero de textura muy agradable, y es que Land Rover ha querido aportar un extra en este sentido.

El volante multifunción tapizado en cuero es de cuatro radios, con inserciones en aluminio. Cuenta con levas para manejar el cambio automático a través de ellas y permite realizar diversos ajustes para conseguir una posición de conducción adecuada. Su tacto, al igual que el resto de materiales del habitáculo, es muy agradable.

El maletero tiene una capacidad de 575 litros ampliables a 1.445 litros si se abaten los asientos traseros (la superficie no queda totalmente plana). Bajo el piso tiene un hueco para depositar objetos, aunque no cuenta con rueda de repuesto. La versión de prueba cuenta con la apertura y cierre automático del portón del maletero, que se realiza a través de un botón.

Acceder tanto a las plazas delanteras como a las traseras es cómodo, ya que el hueco que dejan las puertas es bastante ancho y los asientos no quedan demasiado altos para personas bajitas. En este sentido, la carrocería 5 puertas es mucho más cómoda que la de 3.

El salpicadero está tapizado en cuero. Lleva integrada la pantalla del navegador y cuenta con una franja cromada, el botón Start&Stop y las salidas de aire del climatizador.

El cuadro de instrumentos está compuesto por dos esferas analógicas (velocímetro y cuentarrevoluciones) y entre ellas encontramos un ordenador de a bordo a color de 5” que muestra toda la información, desde la temperatura del motor, depósito de combustible, kilómetros de combustible, modo de suspensión, consumo medio, información sobre el sistema de sonido… Es un cuadro de instrumentos sencillo y muy visual.

La consola central es muy sencilla y fácil de manejar pero al mismo tiempo bastante completa. Sin mil botones que desvíen nuestra atención, lo primero que encontramos es la pantalla fija táctil de 8” del navegador (integrada en el salpicadero). Más abajo los mandos del sistema de sonido Meridian.

Por debajo de éstos mandos, se encuentran los del climatizador automático, el freno de mano eléctrico, desconexión del ESP, los controles del sistema Terrain Response para circular por arena, hierba, nieve, rocas…y por último la curiosa palanca del cambio automático, y es que no es una palanca al uso. Se trata de un mando giratorio que se eleva cuando se arranca el coche y se esconde en la consola central al apagarlo.

Encontramos múltiples huecos en el habitáculo, como los de las puertas, la consola central, la guantera, el reposabrazos delantero y trasero con dos posavasos o las bolsas tras los asientos delanteros. No se echan en falta más huecos.

PRUEBA DINÁMICA

Probamos el Range Rover Evoque SD4, con motor 2.2 diesel de 190 CV y 420 Nm de par motor máximo asociado al cambio automático de 6 velocidades y tracción total. Su velocidad máxima es de 195km/h, alcanzando los 100km/h en 8,5 segundos.

Es un motor de respuesta suave y no demasiado ruidoso. Lo único es que no ofrece la respuesta que se espera de un motor de 190 CV, debido a que pesa 1.790 kilos. La respuesta de aceleración, aunque buena y suficiente para adelantar con seguridad en carreteras de doble sentido y un carril, es menor de la que se espera, pero no es un vehículo torpe en respuesta.

Al ir asociado al cambio automático, no cuenta con el sistema Stop&Start (sólo disponible con el cambio manual), por ello su consumo es mayor. A pesar de que su consumo medio homologado es de 6,5l/100km, a nosotros nos ha consumido 9l/100km de media. Su consumo urbano homologado es de 7,9l/100km y el extraurbano de 5,7l/100km. Emite 174g/km de CO2.

Con el depósito de 60 litros se puede realizar en torno a los 600 kilómetros sin tener que repostar de nuevo, y eso si nuestra conducción no es muy agresiva. Nos parece un consumo elevado para ser un coche de uso diario, aunque dado su peso y su potencia no es un consumo demasiado alto.

Es un vehículo muy cómodo de conducir. Ya hemos comentado que su interior acoge a sus ocupantes e incita a conducirlo, y es que es difícil no encontrar un sitio cómodo en su interior. El puesto de conducción es más bajo que a lo que estamos acostumbrados en un SUV y acomodar el asiento a nuestra altura es fácil gracias a los múltiples sistemas de regulación tanto del asiento como del volante.

Es el modelo de la gama Land Rover menos indicado para circular por campo, aunque sorprende la respuesta que ofrece si nos adentramos con él en terrenos que ni nos plantearíamos con otro modelo. Cuenta con control de velocidad en los descensos y todas las versiones con tracción total (como la versión de prueba) incorporan el sistema Terrain Response, que ofrece varios programas dependiendo del tipo de terreno donde vayamos a circular.

Por ejemplo, encontramos el modo para circular por barro o arena, por hierba o nieve o por carretera. Dependiendo del modo que seleccionemos, el motor, la transmisión, el control de estabilidad, el cambio automático y la suspensión se modifican.

La visibilidad es buena, aunque la luna trasera es un poco pequeña y reduce visibilidad. Este problema se soluciona gracias a los grandes retrovisores exteriores. Para circular por ciudad, es un modelo muy cómodo a pesar de ser un SUV y es que cuenta con sistemas de ayuda como los sensores de aparcamiento (delantero y trasero) o la cámara de visión trasera.

La suspensión tanto delantera como trasera es de estructura de paralelogramo deformable y muelle de resorte helicoidal. Cuenta con barra estabilizadora delante y detrás y gracias a ello no se aprecian los firmes en mal estado en el interior y el paso por curva es bueno para el modelo que es (no hay que olvidar que es un SUV, su altura es mayor y no es un deportivo). El interior está muy bien insonorizado, no apreciando ruidos del exterior.

La dirección es asistida eléctricamente en función de la velocidad. Su respuesta es rápida y precisa, y no tiene un tacto artificial. Gracias a ella han integrado por primera vez en un Land Rover el sistema de aparcamiento semiautomático (el conductor sólo maneja el acelerador y el freno para aparcar, el coche mueve la dirección).

El sistema de frenos está compuesto por frenos de disco ventilado de 300 mm delante y frenos de disco de 302 mm detrás. La respuesta de los frenos es buena, ofreciendo respuesta desde que se pisa el pedal y sin ser nada brusco. La versión de prueba monta llantas de 19” con neumáticos 235/55 R19 delante y detrás.

Como ya hemos comentado antes, el Range Rover Evoque ya nos tenía enamoradas desde que lo vimos por primera vez, y después de haberlo conducido y disfrutado de su diseño y su exterior, estamos seguras de que formaría parte de nuestra lista para nuestro próximo coche.

Es un modelo ideal para aquellos que desean algo diferente, un diseño original y llamativo, que no buscan una respuesta deportiva y que desean un interior exclusivo y con lo último en tecnología y seguridad. Eso sí, hay que poder pagar lo que vale ya que no es un coche demasiado asequible.

EQUIPAMIENTO

El Range Rover Evoque se puede adquirir en tres niveles de equipamiento: Pure, Prestige y Dynamics. Nuestra versión de prueba incorpora el acabado Prestige, muy completo, además de poder integrar numerosas opciones. La versión de prueba viene totalmente equipada con lo último en seguridad y entretenimiento.

Incorpora de serie ABS, múltiples airbags (de rodilla y de cabeza también para las plazas traseras), asistencia de arranque en pendiente, asistencia de frenado de emergencia, control de crucero, control de distancia de aparcamiento trasero, control de tracción (TCS), control dinámico de estabilidad (DSC), dirección asistida eléctrica, distribución electrónica de frenado, faros xenón con línea LED, anclajes ISOFIX, lavafaros, faros antiniebla, volante multifunción regulable en altura y profundidad, ordenador de viaje con pantalla TFT de 5”, reposacabezas delanteros activos, reposacabezas plazas traseras, retrovisores exteriores térmicos y eléctricos, tracción total 4WD con Terrain Response, climatizador bi-zona, asientos delanteros con reglaje eléctrico y memoria (conductor regulable en altura y con ajuste lumbar), botón de arranque, control de descenso en pendientes, cierre centralizado, elevalunas eléctricos, autoencendido de luces, freno de mano eléctrico, iluminación ambiente configurable, mando de apertura a distancia, retrovisores con memoria, reposabrazos trasero central, sensor de lluvia, alerón trasero, asientos en cuero, inserciones en aluminio, pedales en aluminio, Bluetooth, equipo de sonido HiLine cd/mp3, pantalla táctil de alta resolución de 8”

Si se desea, se puede incorporar de forma opcional el cambio inteligente de luces cortas a largas (225 €), control presión neumáticos (698 €), espejo retrovisor antideslumbrante (215 €), faros adaptativos (429 €), monitorización del ángulo muerto (429 €), asistencia al estacionamiento (736 €), control distancia de aparcamiento delantero (419 €), cámara de visión trasera (451 €), acceso y arranque sin llave (1.019 €), apertura garaje HomeLink (451 €), apertura y cierre eléctrico del maletero (687 €), asientos delanteros térmicos (408 €), calefacción auxiliar Park Heater (1.738 €), cristales con filtro solar (696 €), cristales oscurecidos Privacy (451 €), salidas de aire del climatizador traseras (129 €), sensor de polución (215 €), techo panorámico con cortinilla eléctrica (697 €), pintura metalizada (773 €), pintura metalizada Premium (1.309 €), pintura techo en contraste con la carrocería (644 €), barras techo cromadas (429 €), barras techo negras (398 €), dvd trasero (3.930 €), equipo de audio Premium (1.611 €), pantalla dual View (858 €), radio digital (354 €), tv analógica/digital (977 €).

De forma opcional se pueden integrar algunos Packs:

Asistencia al aparcamiento (1.155 €), con control de distancia de aparcamiento delantero,
Aparcamiento (870 €) con cámara trasera de marcha atrás, control de distancia de aparcamiento delantero,
Prestige Tech Pack (4.079 €) con cámara trasera de marcha atrás, control de distancia de aparcamiento delantero, apertura y cierre eléctrico del maletero, estribos puertas iluminados, sensor de polución, cargador de 10 cds, control por voz, navegador, disco duro de 10 GB,
Cámaras Surround (1.514 €) con visión periférica, control de distancia de aparcamiento delantero
Cold Climate Pack (880 €), con parabrisas térmico, asientos delanteros calefactables, limpiaparabrisas térmico y volante calefactado.
Navegador Premium (2.308 €) con cargador de 10 cds, control por voz y disco duro de 10 GB.

El Range Rover Evoque con el motor SD4 de 190 CV y acabado Prestige, cuesta 52.600 €. Si a este precio le sumamos todos los extras que incorpora, como el Prestige Tech Pack, espejo retrovisor antideslumbrante, acceso y arranque sin llave, techo panorámico, pintura metalizada, pintura techo en contraste con la carrocería, equipo de audio Premium… El precio final de la versión de prueba supera los 60.000 €.

A DESTACAR

Diseño llamativo y un acabado interior perfecto
Dinámico y confortable
Conducción 4×4, Sistema Terrain Response, control de velocidad en descensos y selección de tipo de terreno (nieve, barro, rocas y hierba…)

A MEJORAR

Consumo elevado de 9,5 L/100 km
Coche no recomendado para uso diario
Ausencia del sistema Start&Stop
No cuenta con reposacabezas en la plaza central trasera




 
Comentarios