Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/ellascon/public_html/wp-includes/general-template.php on line 1643

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method PageNavi_Core::stylesheets() should not be called statically in /home/ellascon/public_html/wp-includes/plugin.php on line 395


judit

5 comentarios
21/09/2011

MINI COOPER D CABRIO


 

 

INFORMACIÓN GENERAL

El MINI Cooper D Cabrio es uno de los dos descapotables diesel que ofrece la marca. La versión que probamos fue la de 122 CV y su precio de partida es de 25.400 €, que aumenta según le vayamos incorporando extras. La versión que probamos incluía además del equipamiento de serie, el sistema de navegación, Bluetooth, tapicería en cuero, reposabrazos central, deflector de viento, pintura metalizada, faros de xénon, etc.

Podemos encuadrarlo dentro del segmento de los pequeños. Tiene una carrocería cabrio de 3 puertas y ofrece espacio para 4 adultos. Sus medidas son 3.723 mm de largo, 1.683 mm de ancho y 1.414 mm de alto y pesa 1.200 kg. A pesar de sus medidas compactas, el habitáculo sorprende por la comodidad y confort de las plazas delanteras.

El MINI Cabrio está disponible en cuatro motores gasolina y dos diesel. Entre las motorizaciones gasolina encontramos el One (98 CV), Cooper (122 CV), Cooper S (184 CV) y John Cooper Works (211 CV). Las motorizaciones diesel son la Cooper D (122 CV), que es la que probamos, y Cooper SD (143 CV). Las versiones asociadas a un cambio manual de 6 velocidades (como la versión probada), ofrece de serie el sistema Auto Start/Stop para reducir consumos.

La capota viene de serie en color negro, pero puede elegirse entre el color “Denim Blue”, con efecto plateado o “Hot Chocolate”, en color marrón. Incorpora opcionalmente un sistema denominado “Always-Open”, que informa del tiempo que se circula con el techo plegado. La segunda generación del MINI Cabrio prescinde de los dos arcos antivuelco que se situaban tras los asientos traseros. Ahora incorpora una barra de aluminio que se despliega en caso de accidente en sólo 150 milisegundos. Con ello se mejora la visibilidad trasera.

En cuanto a su diseño exterior, lo primero que llama la atención son sus ópticas redondeadas clásicas en los modelos MINI. La versión que probamos contaba con faros bi-xenon y luces antiniebla. Las ópticas traseras cuentan con pilotos LEDS. También destacan el nuevo paragolpes delantero y el capó más achatado que el anterior, diseñado de tal modo para mejorar las pruebas del test EuroNCAP en la protección de peatones. Justo en el capó encontramos dos líneas anchas en color negro que lo cruzan con una blanca a los lados.

Otro de los aspectos que más nos han gustado y más han llamado nuestra atención son las llantas de color negro que incorporaba el modelo probado. Los pasos de rueda y los faldones laterales, delantero y trasero son de color negro mate, reforzando la imagen deportiva y ruda que ofrece el color negro. El MINI Cooper D Cabrio se puede adquirir en diversas combinaciones cromáticas, combinando el color de la carrocería con los del techo o la carcasa de los retrovisores. Los espejos retrovisores exteriores cuentan con un sistema antideslumbrante, y los intermitentes van integrados en las branquias situadas a los laterales de la carrocería.

El exterior cuenta con numerosos detalles cromados, como el marco de la parrilla frontal, los tiradores de las puertas, el tubo de escape o el aro alrededor de las ópticas tanto delanteras como traseras. Compite directamente con modelos como el Fiat500C (19.350 €), ya que cuenta con capota de lona. Es la alternativa más cara, pero la exclusividad se paga. En cambio, modelos como el Peugeot 207 CC o el Renault Wind cuentan con techo rígido, ofreciendo otras prestaciones.

INTERIOR

El MINI Cooper D Cabrio es un descapotable de 3 puertas que ofrece 4 plazas. Un acierto ya que una 5ª plaza sería ridícula. Las puertas nos gustaron porque su abertura es muy amplia, permitiendo un acceso más cómodo tanto a las plazas traseras como a las delanteras. Eso sí, cuidado cuando se aparque en batería, porque si abrimos con un poco más de ímpetu daremos al coche situado a nuestro lado.

El interior del MINI Cooper D Cabrio no defrauda. La versión que probamos incluía numerosos extras, como asientos en cuero, sistema de navegación MINI Navigation System o el climatizador. Todo ha sido cuidado al detalle, dejando muestra del buen gusto y el diseño que caracteriza a MINI. Encontramos diversos detalles cromados (tiradores y en el salpicadero), detalles en el color de la carrocería en puertas y salpicadero, el reposabrazos (opcional) o los cinturones integrados en la carrocería. También hay varios huecos para dejar objetos, como la segunda guantera “escondida” en la parte superior de la principal.

Las plazas delanteras ofrecen un gran confort, acogiendo a dos adultos correctamente. Dependiendo de los ocupantes de estas plazas, los situados en las traseras se verán más o menos perjudicados, ya que si tienen las piernas largas, los asientos traseros quedarán inutilizables. Si descapotamos el vehículo tendremos mayor sensación de amplitud aunque el espacio sea el mismo.

Cuando hablamos de habitabilidad, es importante ofrecer la anchura que ofrece. A la altura de los hombros, la anchura es de 1.278 mm delante y 996 mm detrás. A la altura de los codos es de 1.349 mm delante y 1.128 detrás. Si lo que miramos es el espacio libre al techo, delante ofrece 976 mm y detrás 978 mm, aunque al estar situados los asientos traseros más altos que los delanteros, esta altura es escasa y podría ampliarse un poco, ya que cuando va capotado puede resultar un poco incómodo.

El interior es muy parecido al del MINI, salvo en que las plazas traseras son menos espaciosas. Los asientos traseros ofrecen el sistema Isofix para colocar sillas infantiles, aunque capotado es un poco incómodo para colocarlos. También se pueden utilizar para transportar el equipaje que no entre en el maletero. Incorporan de serie los reposacabezas, y cuentan con altavoces propios. Los asientos traseros están divididos en dos mitades, y poseen un sistema de cierre con llave que impide acceder al maletero desde el interior, para cuando el coche se deja descapotado.

En el cuadro de instrumentos encontramos un indicador que sugiere el cambio más adecuado en cada momento para reducir el consumo de carburante. El sistema de serie Auto Start/Stop puede desconectar mediante un botón situado frente a la palanca de cambios. Junto a él también encontramos el botón que desconecta la función ESP y el botón Sport, que endurece la dirección y modifica la respuesta del acelerador.

El depósito tiene una capacidad de 40 litros. El marcador de la gasolina no es analógico, sino digital. Lo encontramos dentro del velocímetro situado en el salpicadero, manteniendo el diseño del MINI clásico. El velocímetro hace la función del cuadro de instrumentos. En la esfera del velocímetro encontramos el ordenador de a bordo, desde el que se puede controlar el navegador, el sistema Bluetooth, el sistema de audio… Todo ello a través de un joystick situado bajo la palanca de cambios o desde el volante multifunción, regulable en altura y profundidad. La esfera del velocímetro está a la vista y su funcionamiento es cómodo.

En la consola central también encontramos numerosas palancas que se asemejan a los controles de un avión, como las de las ventanillas. El sistema es un poco incómodo, al igual que el de la capota, porque tenemos que mantener pulsada la palanca todo el tiempo. También encontramos los botones que accionan el climatizador. El cuadro de instrumentos situado sobre el volante, nos indica las rpm, la temperatura del motor y el sistema “Always-Open”, que indica cuánto tiempo está el techo plegado.

La palanca que acciona el sistema de capotado y descapotado se encuentra encima del espejo retrovisor interior, junto con otras palancas que accionan las luces interiores y bajo el botón que desactiva el airbag del acompañante para poder situar la silla de los bebés en el asiento.

El sistema de audio incorpora altavoces Harman/Kardon situados bajo el parabrisas y en las paredes de las plazas traseras. Otro detalle es que no existe una llave al uso, sino que el coche arranca mediante un botón Start/Stop que se activa insertando el mando a través del cual se cierra el vehículo o se abre el maletero.

El maletero tiene una capacidad de 125 litros, ampliables a 660 litros si se abaten los asientos traseros (de serie). En lugar de un portón, tiene una puerta que se abre hacia abajo, que dificulta la función de carga, aunque gracias al sistema Easy-Load, con el que la tapa superior se puede subir unos 35º, resulta más cómodo.

Uno de los aspectos que mejoraríamos es el sistema de subida y bajada de las ventanillas. A pesar de que incorpora de serie los elevalunas eléctricos, el sistema es un poco rudimentario, ya que es necesario mantener pulsado durante todo el proceso el botón que lo acciona.

PRUEBA DINÁMICA

 

Es uno de los MINI que menos consume gracias a su motor diesel 1.6 de 4 cilindros en línea. Ofrece 112 CV de potencia y un par motor de 276 Nm. Va asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades, permitiendo un funcionamiento suave y progresivo. La marcha atrás también nos gustó, ya que se activa como una marcha más.

Su velocidad máxima es de 194km/h, con una buena respuesta en aceleración, mientras que su consumo medio es de 4l/100km. Aún así, por carretera, a velocidad legal, nos consumió 5,3l/100km. En urbano, homologa 4,5l/100km y en extraurbano 3,7l/100km. Además, sus emisiones son reducidas, emitiendo 105g/km de CO2. Necesita 10,3 segundos para alcanzar los 100km/h.

La suspensión delantera de tipo McPherson es independiente, con resorte helicoidal y barra estabilizadora. La trasera es igual que la delantera salvo por el paralelogramo deformable. La suspensión es un poco dura, y en firmes en mal estado, los baches provocan vibraciones en la estructura del vehículo.

Los frenos delanteros son de disco ventilado de 280 mm y los frenos traseros también de disco de 259 mm, ofreciendo una respuesta desde que se pisa el pedal de freno. Incorporan sistema anti-bloqueo (ABS) de serie y control de frenado en curvas (CBC). La dirección es de cremallera. La versión probada incluía las llantas de 17” de 3 radios en color negro con el logo de MINI en blanco en el centro, uno de los aspectos que más nos gustó del exterior, ya que le ofrece un aire más desenfadado y atractivo.

El MINI Cooper D Cabrio incorpora control de estabilidad (DSC) con control dinámico de tracción (DTC), que permite desconectar la función de estabilidad, consiguiendo que las ruedas traseras patinen. Ésta función es útil para sacar el coche sobre superficies nevadas además de la función en la que todos estamos pensando y la cual no se puede realizar con ESP. Las ópticas traseras incorporan un funcionamiento dinámico, ya que en frenadas fuertes se activan las luces de emergencia de forma automática para avisar a los demás conductores de una frenada brusca.

Incorpora una capota de lona que se sitúa fuera del maletero, lo que permite un mayor aprovechamiento de éste. Su accionamiento es automático, aunque es un poco incómodo el sistema con el interruptor, ya que hay que mantenerlo pulsado durante todo el proceso. Se acciona mediante dos pasos: el primero hasta que se retira parte de la capota dejándolo como techo solar y el segundo hasta que se completa el proceso capotando o descapotando. Tarda 7 segundos en capotar y 15 segundos en descapotar.

El interruptor está situado en la parte superior del espejo retrovisor. En la capota de lona, un plástico asemeja el cristal, y cuando está capotado, aísla bien al habitáculo del ruido, lo que significa que el ajuste del techo ha sido cuidado sin dejar huecos por los que entre el aire y el molesto ruido que éste provoca. Está claro que no es igual que un cabrio-coupé, pero es bastante aceptable.

Se puede abrir o cerrar con el coche en movimiento hasta los 30km/h. Con la capota situada como techo solar se puede circular hasta los 120km/h. Cuando va descapotado, el parabrisas da una buena protección aerodinámica. He conducido otros descapotables, y el MINI Cooper D Cabrio protege bastante del aire. Recomendamos adquirir el deflector aerodinámico, que cuando no se usa se puede guardar plegado en el maletero.

Lo que más nos ha gustado del MINI Cooper D Cabrio es su motor y su consumo. A pesar de ofrecer 112 CV y una muy buena respuesta y aceleración, sólo consume 5,3l/100km en carretera yendo a velocidades legales, un conusmo más reducido en ciudad gracias al sistema Auto Start-Stop. Desde el primer momento se ve que es un coche exclusivo y de gran diseño. Los acabados son de bastante calidad y es muy agradable su conducción, ya que ofrece un confort y comodidad superiores a lo esperado. Uno de los aspectos a mejorar es el espacio de las plazas traseras, que a pesar de ser espaciosas a lo ancho, el hueco que queda para las piernas y la altura al techo son un poco justos.

El maletero, a pesar de que la capota no reduce el espacio al estar situada fuera de éste, es un poco justo y la carga se complica un poco dado el hueco estrecho que ofrece. Aún así, el espacio es aprovechable y entran cómodamente dos maletas de cabina de avión.

Según nuestra visión, el MINI Cooper D Cabrio es un vehículo recomendado para dos personas y para un uso diario. Para viajes largos puede resultar un quebradero de cabeza pensar qué llevarte, porque el espacio para las maletas es limitado. A pesar de que la versión incorpora anclajes Isofix, no es muy recomendable para las familias, porque el maletero no tiene capacidad suficiente para guardar el carro del niño.

EQUIPAMIENTO

El MINI Cooper D Cabrio ofrece un equipamiento de serie muy completo. Aún así, ofrecen numerosas opciones de equipamiento personalizado para que se ajuste a las necesidades del cliente.

De serie incluye sistema Auto Start-Stop para reducir consumos, capota eléctrica, techo solar eléctrico, indicador de marcha recomendada, servodirección electromecánica (EPS), 6 airbags, control de estabilidad ESP (permite desconectarlo), reposacabezas traseros, elevalunas eléctricos y sensores de presión en los neumáticos.

Uno de los aspectos que más ha cuidado MINI en este modelo es la seguridad. Ofrece un gran equipamiento destinado a mejorar la seguridad en el vehículo. Cuenta con ABS, regulación electrónica de la fuerza de frenado (EBD), ayuda de frenado en curvas (CBC), control de tracción (ASC+T), control dinámico de estabilidad, asistencia de arranque en pendientes, indicador de desgaste de pastillas de freno, sistema Roll-over protection (sistema antivuelco activo), faros antiniebla y sensores de aparcamiento traseros.

En el exterior encontramos llantas de aleación de 15 “ que se pueden personalizar (la versión que probamos incluía llantas de 17”), retrovisores exteriores eléctricos, cristales tintados, aros cromados en los grupos ópticos, luneta trasera calefactable con desactivación automática, faldones laterales, pasos de rueda y bordes del paragolpes en negro

En el interior destacan el volante de cuero ajustable en altura y profundidad, asiento del conductor regulable en altura, aire acondicionado, apertura a distancia del maletero, arranque por botón, cierre centralizado con mando a distancia, asientos traseros abatibles por secciones, inmovilizador, radio MINI CD, kit reparapinchazos…

Opcionalmente se puede elegir incorporar suspensión deportiva (198 €), sistema antirrobo con alarma (317 €), regulador de velocidad (188 €), asiento del acompañante regulable en altura (50 €), asientos deportivos (307 €), sensor de lluvia (129 €), faros de xénon (741 €), TV (1.021 €), sistema de navegación (1.785 €), Bluetooth (416€), tapicería en cuero (1.428 €), retrovisor interior inclinación automática antideslumbrante (148 €), acceso al vehículo sin llave (525 €), climatización automática (527 €), pintura metalizada (446 €), reposabrazos central (158€), portaequipajes (89 €) y deflector de viento (248 €).

Además, MINI ofrece tres paquetes de equipamiento, Salt, Pepper y Chili:

Salt: aire acondicionado, ajuste en altura del asiento del acompañante, alfombrillas de velours, faros antiniebla, ordenador de a bordo, paquete compartimentos y paquete de luces interiores.

Pepper: al lo que ofrece el paquete Salt se suma el Dynamic Traction Control (DTC), línea cromada exterior (opcional), radio MINI Boost CD y volante de cuero.

Chili: al paquete Pepper se le unen los asientos deportivos para conductor y acompañante, combinación tela/cuero Ray, llantas de aleación ligera 6-Star Twin Spoke y volante deportivo multifunción en cuero.

A DESTACAR

• Bajo consumo
• Diseño y exclusividad
• Manejabilidad
• Confort
• GPS situado en el velocímetro
• Capotado y descapotado rápido

A MEJORAR

• Maletero escaso
• Hueco plazas traseras
• Acceso y salida en las plazas traseras con la capota puesta
• Visibilidad escasa en el retrovisor interior




 
Comentarios




Marta

Me tiene enamorada!! Precioso el coche, me encanta!! Color de carroceria, llantas, y el interior aún más bonito!! Saludos

2011-09-21 09:12:40

judit

Se ve que esa es la sensación que provoca este coche ;p a nosotras también nos enamoró desde el primer momento. Las llantas son una pasada, y los asientos deportivos aún más. Realmente es un coche con un diseño increíble. Un saludo

2011-09-21 10:02:36

Javier

Mini en todo... menos en el precio!! Bueno, hay que reconocer que es muy simpático... y muy divertido!! Además, para disfrutar de un descapotable no hace falta irse a versiones más potentes, con este motor diesel ya vale!!

2011-09-21 11:50:50

El MINI Roadster ya es oficial

[...] disponible en diversas motorizaciones, entre las que encontramos los mismos motores gasolina del MINI Cooper 1.6 de 122 CV, MINI Cooper S de 184 CV y MINI John Cooper Works de 211 CV. Además también [...]

2011-10-31 09:18:42

Nuevo MINI Roadster, todos los datos sobre le primer descapotable biplaza de MINI « AutoADHOC

[...] biplaza de la marca, se convierte también en el segundo descapotable disponible junto con el MINI Cooper Cabrio, aunque éste ofrece 4 plazas. Lo más destacado de este modelo es que la capota de lona es manual, [...]

2011-11-02 09:06:36