Vicky

0 comentarios
13/04/2015

BMW Serie 640i Cabrio a prueba: deportividad, confortable y un diseño elegante


 

BMW introduce pequeñas variaciones en el aspecto y equipamiento del Serie 6, donde tenemos un gran descapotable y ponemos a prueba la mecánica de acceso, 640i de la versión Cabrio.

Nos espera una prueba al volante con un motor de seis cilindros y 320 CV, combinado con una caja automática de ocho velocidades y el kit deportivo M. El paquete M entre otras cosas incluye unas llantas de 20 pulgadas con cinco radios dobles y todo ello combinado con una capota de lona.

Exteriormente vemos unas ópticas delanteras que si lo asemejamos al tamaño del BMW Serie 6 quedan algo pequeñas, en la parte interior de las ópticas incorpora unas franjas LED de luces diurnas junto al paragolpes del acabado M.

Respecto a la generación anterior, las ópticas traseras son prolongadas hasta el portón del maletero, donde también incorpora en la carrocería algo parecido a un alerón, todo ello con una doble salida de escape para dar justificación a los 320 CV de potencia.

El nuevo BMW Serie 6 Cabrio juega con un toque deportivo, elegante y atlético, que lo hace ser un coche llamativo ahí por donde pasa.

Las dimensiones de esta nueva generación son de 4.894 mm de longitud, 1.894 mm de ancho, una altura de 1.365 mm y un peso total de 1.840 kg.

En su interior al abrir la puerta del Serie 6 nos encontramos en nuestra versión de pruebas unos asientos de cuero con tono marrón. Realmente cómodos, ajustes eléctricos y calefactables.

 

En su interior el paquete deportivo M deja detalles como un volante de 3 radios con el sello M, los reposapiés y umbrales de las puertas. Unos materiales y ajustes muy cuidados, un gran espacio dentro del habitáculo, tanto conductor como acompañante.

En la consola central lo primero que llama la atención es sus sistema multimedia acoplado en una amplia pantalla, en su inferior los controles de climatización, varios huecos para guardar objetos, un doble posavasos, un pequeño cenicero con mechero incluido y un reposabrazos central con apertura y gran tamaño para guardar los objetos que queremos tener más a mano.

Los materiales y ajustes son extremadamente de calidad, cada detalle por pequeño que sea te hace prestarle unos segundos de atención.

El puente central presenta unos acabados Premium, acompañados con un acabado de aluminio que recorre el salpicadero, una distribución de cada uno de los elementos que lo hace confortable al uso y visualmente.

Las plazas delanteras son bastante amplias, más de lo que esperaba, ya que la sensación que te transmite el coche visto desde fuera, no creí que fueran de tan buena habitabilidad. Además la versión probada tenía numerosas opciones de reglajes en los asientos delanteros, vamos, imposible no encontrar una configuración cómoda con la que ponernos al volante del Serie 6.

El BMW Serie 6 esta homolagado para 4 plazas, el espacio en las plazas traseras no es el mismo que en las delanteras, con la capota puesta hay que tener en cuenta que el espacio para la cabeza es más limitado. Una persona con una estatura media normal podría viajar en las plazas traseras sin ningún problema, la anchura en las plazas traseras es correcta, donde ambas son individuales.

El acceso a las plazas traseras se hace algo más cómodo con la regulación eléctrica que permite mover los asientos delanteros automáticamente mediante un botón. Además desde la puerta del conductor podemos bajar las ventanillas laterales y la luneta posterior, así poder tener una mejor ventilación en su interior.

Otro aspecto  importante es el maletero, donde nos da una capacidad máxima con la capota plegada de 350 litros, y si circulamos sin ella baja a los 300 litros de carga. Perfectamente pueden viajar cuatros personas con sus respectivas cuatro maletas, eso sí, maletas de cabina.

El BMW Serie 640i Cabrio dispone de un bloque gasolina de seis cilindros y tres litros, desarrolla una potencia de 320 CV con tracción trasera y una caja de cambios automática de 8 velocidades. Su velocidad máxima está limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5, 5 segundos.

Ahora toca probar todas las prestaciones de este lujoso Cabrio, donde a las pruebas nos remitimos, tras muchos pero que muchos kilómetros pudimos probar los diferentes modos de conducción (Eco Pro, Comfort, Comfort+, Sport y Sport+), pasando del Eco a los modos más deportivos como es el Sport o el Sport +, en cuestión de segundos.

Nada más arrancar se percibe el sonido de un 640i, un sonido agradable de escuchar. Como es lógico 320 CV bajo el capó lo hace que a nivel de prestaciones sea sensacional.

En los 1.500 km que pude realizar con el 640i el consumo más bajo que logramos fue de 8 L/100 km, en modo Eco Pro. A una velocidad constate de 120 km/h y con la capota puesta. El modo Eco Pro busca la máxima eficiencia y permitir reducir la potencia para no aprovechar el motor al 100%. El modo Comfort busca un equilibro entre prestaciones y consumos, y el modo Sport se modifica las respuestas del acelerador, donde da unas prestaciones más elevadas, con mayor reacción y consumo.

En ciudad el consumo se dispara bastante más, hay que tener muchos factores en cuenta como el tráfico, el modo de conducción que se tenga con el acelerador… ronda los 10 u 11 L/100 km.

El confort al volante es sensacional, con o sin capota, el aislamiento acústico con la capota puesta es muy bueno y sin ella, ya sea e ciudad o autopista, a velocidades más elevadas ya sean 90, 100 o 120 km/h no es incomodo el sonido,  puedes escuchar música o mantener un conversación a volúmenes normales.

La suspensión del BMW Serie 6 no es nada incomoda, ya sea en badenes o asfalto en mal estado.

La sensación de conducción a pesar de las dimensiones del coche, te haces rápido a ellas, incluso por ciudad, para desenvolverte por calles céntricas de la capital.

En una conducción más dinámica a velocidad más elevadas, la sensación que transmite de ser un coche con unas dimensiones grandes no lo es tanto, la conducción se te hace quizás algo más torpe por su tamaño en ciudad  que en carretera, pronto te acostumbras rápido a cualquier tipo de vía con el coche.

La dirección es una de las cosas que más me ha gustado, en cualquiera de los modos de conducción, también tengo que añadir que el volante tiene parte de culpa, independientemente de eso, tiene buen tacto, es precisa y directa.

La respuesta de la caja de cambios de ocho velocidades es una maravilla, las transiciones entre una y otra marcha apenas es imperceptible.

Quiero destacar el sistema Head Up Display, donde le muestra a la conductora en una pantalla transparente en la luna delantera información sobre el vehículo de tal manera que no te hace cambiar tu punto de vista de la carretera para ver la velocidad a la que vamos, información sobre el navegador, etc.

El BMW Serie 6 Cabrio es un modelo Premium con una estética muy atractiva y sistemas de última tecnología. Un coche rápido, agradable de conducir y con un buen aislamiento.  Donde tuvimos la oportunidad de pasar unas cuantas horas y kilómetros al volante de Serie 6 Cabrio, donde me llevo un gran impresión en todos los aspectos, pocos “peros” podríamos sacarle a un coche de estas características, el único que se me ocurre son 108.000 euros que cuesta la unidad que probamos.

 




 
Comentarios