Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/ellascon/public_html/wp-includes/general-template.php on line 1643

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method PageNavi_Core::stylesheets() should not be called statically in /home/ellascon/public_html/wp-includes/plugin.php on line 395


judit

0 comentarios
28/05/2012

BMW Serie 335i Modern


 

INFORMACION GENERAL

Probamos la nueva generación de una de las berlinas Premium más vendidas, el BMW Serie 3 Berlina. La nueva generación lleva a la venta desde Febrero y hemos probado la versión 335i con cambio automático Steptronic de 8 velocidades.

Monta un motor gasolina 3.0 de 306 CV, siendo la versión más potente de la gama. Es un modelo que destaca por su diseño, conservador pero con líneas dinámicas y que no pasan de moda, su potente motor y la unidad de prueba especialmente por el amplio equipamiento que incorpora.

Además de todo el equipamiento de serie que ofrece (lo más interesante el modo ECO-PRO que ofrece consumos realmente ajustados) y la Línea Modern (1.800 €), la versión de prueba añade casi todas las opciones, convirtiéndolo en un vehículo con lo último en tecnología y sistemas de seguridad (control de crucero en función de frenado, advertencia cambio de carril).

El BMW Serie 3 Berlina está disponible en varias motorizaciones. Entre los motores gasolina encontramos el 320i de 184 CV (34.500 € y 37.115 € con cambio automático), 328i de 245 CV (39.400 € y 42.015 € con cambio automático) y el 335i de 306 CV (48.100 € y 50.822 € con cambio automático ). Éste último (335i) asociado al cambio automático Steptronic de 8 velocidades, es la versión de prueba.

Las versiones diesel son el 316d de 116 CV (29.950 € y 32.464 € con cambio automático), 318d de 143 CV (31.850 € y 34.364 € con cambio automático), 320d de 184 CV (34.700 € y 37.214 € con cambio automático) y 320d EfficientDynamics Edition de 163 CV (33.950 € Y 36.464 € con cambio automático), una versión que se caracteriza por ofrecer bajos consumos y emisiones.

El diseño exterior de la nueva generación del BMW Serie 3 Berlina posee líneas más dinámicas que la anterior generación, pero sigue conservando la seña de BMW. En su frontal destaca el nuevo paragolpes, la nueva parrilla frontal (específica en la versión de prueba gracias a la Línea Modern), los faros alargados (de xenón en la versión de prueba) o los faros antiniebla.

El capó es afilado y su parte delantera está más baja que el resto. La versión de prueba incorpora el sistema Surround View (892 €), que gracias a unas cámaras (situadas en los puntitos negros que encontramos sobre cada rueda delantera), ofrece las imágenes de lo que rodea al coche.

El lateral cuenta con una línea muy marcada. Destacan las llantas de 18” (línea Modern), los retrovisores con intermitente integrado, unos pequeños faldones laterales.

Si nos fijamos en la parte trasera lo primero que nos llama la atención son las dos salidas de escape (una a cada lateral) en aluminio satinado (línea Modern). Es la parte más conservadora de todo el modelo, con formas cuadradas, contando con la antena en forma de aleta de tiburón ya clásica en los BMW.

Mide 4.624 mm de largo (9 cm más largo que el anterior), 1.811 mm de ancho y 1.429 mm de alto (1 cm más alto). Estas medidas benefician el espacio del habitáculo, ahora más amplio que el de la generación anterior. A pesar de haber crecido, el nuevo BMW Serie 3 Berlina reduce su peso en 40kg (1.595kg).

El BMW Serie 3 Berlina está disponible en múltiples colores, algunos de ellos sin cargo, como el color Alpinweiss (blanco) o Schwarz (negro) y otros con cargo, los metalizados (1.012 €). Entre ellos se encuentran los colores Glaciersilber, Havanna, Imperialblau, Liquid Blue, Melbourne Rot, Mineralgrau (la versión de prueba), Mineralweiss, Saphirschwart y Sparking Bronze.

Los principales competidores del BMW Serie 3 Berlina son como no podía ser de otra forma dos de los grandes Premium, el Mercedes-Benz Clase C y el Audi A4.

INTERIOR

Si debemos destacar tres aspectos del interior del BMW Serie 3 serían amplitud, comodidad y calidad. Gracias a que la nueva generación ha aumentado su tamaño, el habitáculo se hace más amplio (más espacio para las plazas traseras y más maletero), está fabricado con materiales de muy buena calidad y viajar en él es realmente cómodo.

Todos los asientos están tapizados en cuero Dakota Oyster (línea Modern) que le dan ese toque de elegancia que BMW tan bien sabe transmitir. Su tacto es muy agradable, al igual que el de las alfombrillas de velours que incorpora la unidad de prueba.

Los asientos delanteros son amplios, ofrecen una buena sujeción y realizar un viaje largo sentados en ellos es muy cómodo. La versión de prueba cuenta con la regulación eléctrica y encontrar la posición preferida es muy simple. Echamos en falta la regulación lumbar, un extra que no incorpora. Lo bueno es que desde el asiento del conductor, los mandos quedan totalmente a mano, tanto de la consola central como del mando i-Drive.

En la parte trasera encontramos tres asientos, el central casi inutilizable por un adulto. Los asientos de los laterales sí son amplios y cómodos, y cuentan con anclajes ISOFIX para las sillas de los niños. El asiento central cuenta con un reposabrazos con dos posa-vasos incluidos.

Las plazas traseras son las más beneficiadas del aumento de tamaño del nuevo BMW Serie 3. Gracias a los 9 centímetros más de largo y a los 5 centímetros más de distancia entre ejes, el espacio para las piernas de los ocupantes traseros y la altura al techo aumenta. Los reposacabezas son abatibles (73 €), para que cuando no se utilizan no resten visibilidad. Cuentan con sus propias salidas de aire.

Acceder a las plazas delanteras es muy cómodo, ya que la apertura de las puertas es muy buena. El hueco que dejan las puertas traseras es más amplio que el de la generación anterior y acceder a las plazas traseras es más fácil.

Nada más entrar en el habitáculo, la calidad es notable y se percibe a simple vista. El tacto del cuero Dakota es muy agradable, el ajuste de las piezas preciso, los acabados muy cuidados… Los materiales utilizados son de gran calidad y eso se nota.

El volante deportivo multifunción va tapizado en cuero, con un tacto exquisito. Es regulable en altura y profundidad y nuestra versión de prueba cuenta con levas en el volante para poder cambiar las marchas del cambio automático. Encontramos detalles cromados y el distintivo BMW en el centro.

El maletero también se ve beneficiado por el aumento del tamaño del nuevo BMW Serie 3. Ahora ofrece 20 litros más de capacidad, ofreciendo 480 litros sin los asientos plegados. Sus formas son muy aprovechables, con huecos a los lados. Incorpora una palanca que abate los asientos desde el propio maletero y una curiosidad es que se pueden abatir en tres partes (40/20/40).

Cuando se abaten los asientos traseros, queda una superficie totalmente plana con muchísima capacidad de carga y a los lados encontramos algunos ganchos. La boca de carga es ancha y a una altura cómoda para introducir objetos pesados.

El salpicadero, también tapizado en cuero (al igual que las puertas, la guantera o el freno de mano), cuenta con elementos en aluminio satinado. En el centro, destaca la pantalla fija de 8,8” donde podemos ver la información de la radio, del sistema de navegación Professional, el modo de conducción (Sport, Comfort o ECO-PRO) o las imágenes de las cámaras (trasera y laterales).

La pantalla fija se controla a través del mando i-Drive, situado en la parte baja de la consola central, junto a la palanca de cambios. Su funcionamiento es muy intuitivo, y permite manejar todos los parámetros del coche.

En la parte izquierda del volante, encontramos tres botones, que nos permiten desactivar los sistemas de seguridad como el control de crucero en función de freno, el sistema de advertencia del cambio de carril o el sistema de aviso de salida de trayecto. En la parte derecha se sitúa el botón Start&Stop y la unidad de prueba incorpora el acceso comfort (sin llave).

La versión de prueba incorpora el sistema Head-Up Display. Se trata de un sistema de información que se proyecta en el parabrisas y permite que no desviemos la vista de la carretera. Es la primera vez que el BMW Serie 3 incorpora este sistema y a nuestro parecer, es muy útil. A través de un proyector situado en la parte del conductor, en el salpicadero, vemos reflejado en el cristal diversas informaciones, como las señales de tráfico o la velocidad.

El cuadro de instrumentos está compuesto por cuatro esferas analógicas, dos de ellas pequeñas, situadas a los laterales (temperatura del motor y depósito de combustible) y dos grandes, en el centro (velocímetro y cuentarrevoluciones). Entre las dos esferas grandes encontramos un ordenador de a bordo, que nos muestra datos como el consumo medio, kilómetros recorridos o temperatura exterior.

Sobre el ordenador de a bordo encontramos el indicador del control de crucero con función de freno. Se trata de un sistema que controla la velocidad dependiendo de la distancia que marquemos en relación con el vehículo que llevemos delante. Si vamos a 120km/h en la autovía y delante nuestro hay un vehículo que circula a 100km/h, nuestro vehículo reducirá automáticamente la velocidad hasta guardar la distancia de seguridad indicada.

La consola central cuenta con dos salidas de aire bajo la pantalla fija y bajo estas, los controles del sistema multimedia y del climatizador automático bi-zona. Nos gusta porque es una consola central sencilla, sin mil botones. Su manejo es muy predictivo. Más abajo encontramos la palanca de cambios, el mando i-Drive y tres botones (control de estabilidad, modo de conducción Sport o ECO-PRO y sensor de aparcamiento).

Dentro del BMW Serie 3 encontramos múltiples huecos, como la guantera, el reposabrazos delantero, los posavasos del reposabrazos trasero o los huecos de las puertas. Nuestra unidad de prueba incorpora el paquete de compartimentos, que ofrecen más huecos.

PRUEBA DINÁMICA

Probamos la versión 335i del BMW Serie 3. Esta versión monta un motor gasolina 3.0 con turbo de 306 CV y 400 Nm de par motor máximo, que ofrece una magnífica aceleración desde bajísimas vueltas (1.200 rpm).

Su velocidad máxima es de 250km/h, necesitando sólo 5,5 segundos para alcanzar los 100km/h. Cuenta con sistema Auto Start&Stop, que apaga el motor en las detenciones y lo vuelve a encender cuando se reanuda la marcha. Gracias a éste sistema y a otros como el regenerador de energía en la frenada, el BMW Serie 3 335i homologa un consumo medio de 7,2l/100km y emite 169g/km de CO2.

A nosotras nos ha consumido durante la prueba en modo ECO-PRO una media de 9,0l/100km, un consumo bajo teniendo en cuenta su potencia. Su consumo urbano homologado es de 10,2l/100km, mientras que el extraurbano es de 5,5l/100km. Cuenta con un depósito de combustible de 60 litros, con el que podremos hacer en torno a 700 kilómetros sin tener que parar a repostar.

El motor 3.0 de 306 CV va asociado a la caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades. Gracias a la octava marcha, el consumo es más reducido si circulamos a velocidad constante. Su funcionamiento es excelente, sin apreciarse los cambios de marcha. La versión de prueba incorpora levas en el volante para subir o reducir marchas de forma manual.

Mediante el mando i-Drive, podemos seleccionar tres modos de conducción: Comfort, ECO-PRO y Sport. El modo Comfort ofrece unos parámetros para que la conducción sea lo más suave y cómoda posible. El modo ECO-PRO ofrece consumos más reducidos gracias a los consejos que ofrecen para una conducción más eficiente. El cambio automático cambia de marchas a 2.000 rpm.

Por último, el modo Sport, para una conducción más deportiva. El cambio automático cambia de marchas a 3.000 rpm, la suspensión y la dirección se endurecen y el recorrido de las marchas es más corto. El modo Sport + es igual que el Sport, pero en la versión más deportiva, el control de estabilidad DSC se desconecta.

La nueva generación del BMW Serie 3 ha mejorado en todos los aspectos. A pesar de que es un motor muy potente, su conducción es más suave y da sensación de seguridad. La suspensión es más blanda, concediendo más comodidad en la marcha y el paso por curva es certero, ofreciendo estabilidad.

El puesto de conducción es bajo, aunque gracias a las opciones de ajuste del asiento, encontrar la posición más cómoda es sencillo. La visibilidad es buena, aunque los reposacabezas de los asientos traseros pueden dificultar la visión por la luna trasera. Para ello, cuando no se utilizan, la versión de prueba incorpora la opción de plegar los reposacabezas.

Los mandos se encuentran a mano del conductor, sin necesidad de desviar la mirada de la carretera para manejarlos. La insonorización del habitáculo está muy conseguida. En el interior apenas se aprecian ruidos del exterior.

La suspensión delantera es de tipo McPherson con muelle de resorte helicoidal, mientras que la suspensión trasera es de paralelogramo deformable con muelle de resorte helicoidal. Cuenta con barra estabilizadora delante y detrás. No es una suspensión dura y ha mejorado respecto a la anterior generación. Ahora, en la actual, las irregularidades del asfalto se aprecian menos en el interior. La versión de prueba incorpora la suspensión adaptativa M, que endurece la suspensión dependiendo de lo que necesitemos en cada momento (una conducción más deportiva necesita de una suspensión más dura).

La dirección asistida eléctricamente en función de la velocidad nos ha gustado bastante. Es precisa, más bien blanda y no se nota artificial. El coche va siempre hacia donde nosotros indicamos, moviéndose con poco esfuerzo.

El sistema de frenos está compuesto por discos ventilados tanto delante como detrás. Al montar un motor tan potente (306 CV), el sistema de frenos debe responder rápidamente y sin duda, ese aspecto está más que cubierto en este BMW Serie 3. Nada más pisar el pedal, obtenemos una frenada precisa y no brusca.

Para nosotras, el BMW Serie 3 335i es la elección perfecta para aquellos que buscan una berlina con un diseño atractivo, un motor potente y de buena respuesta y un vehículo con lo último en tecnología y equipamiento. No está indicado para aquellos que busquen un coche asequible económicamente, ya que la versión de prueba supera los 70.000 €. Si lo puedes pagar, uno de los mejores coches que hemos probado.

EQUIPAMIENTO

El BMW Serie 3 es un modelo que desde el nivel más básico viene totalmente equipado. Aún así, las opciones de personalización y de equipamiento que ofrece son muy numerosas. Nuestra unidad de prueba viene totalmente equipada, eso sí, se ve reflejado en el precio.

Incorpora de serie múltiples airbags, ABS, asistente de frenado, Hill Holder, control de estabilidad DSC, control de frenada en curva CBD, control de tracción DTC con bloqueo electrónico de diferencial, dirección asistida eléctricamente, faros antiniebla, anclajes ISOFIX, indicador de desgaste de pastillas de freno, indicador de presión de neumáticos, luces de freno dinámicas, volante en cuero multifunción, ordenador de a bordo, reposacabezas delanteros activos, Servotronic, acristalamiento de protección solar y térmica, climatizador bi-zona, asientos delanteros con ajuste en altura, botón Start&Stop, cierre centralizado, elevalunas eléctricos, función Auto Start&Stop, reposabrazos central trasero, reposabrazos central delantero fijo, portabebidas, radio professional cd/mp3, modo ECO-PRO, recuperación de energía en la frenada…

Además, BMW ofrece tres niveles de equipamiento (Línea Sport, Modern y Luxury). Por 1.800 € adicionales podemos elegir una de estas tres líneas, que modifican el interior y exterior del vehículo. La versión de prueba incorpora la línea Modern, con tapizado exclusivo en cuero Dakota, volante deportivo en cuero, iluminación interior de tono variable (rojo anaranjado o blanco), llantas de 18”, parrilla de 11 barras verticales en aluminio satinado, detalles en aluminio mate, tubo de escape en aluminio satinado, etc.

Las opciones que ofrece BMW son muchas. Encontramos el sistema Active Protection (422 €) que activa las medidas de protección para pasajeros en situaciones críticas, advertencia de cambio de carril (674 €), aviso de salida de trayecto (626 €), cámara para marcha atrás (505 €), control de crucero con función de frenado (554 €), desactivación airbag del acompañante (49 €), dirección deportiva variable (241 €), faros xenón (855 €), lavafaros (324 €), levas en el volante (206 €), molduras en aluminio rectificado (410 €), llantas de 18” (783 €), Park Assistant (422 €), Head-Up Display (1.181 €), reposacabezas traseros abatibles (72 €), retrovisores exteriores e interior antideslumbramiento automático y térmicos y plegables eléctricamente los exteriores (711 € o 218 € sólo el interior), reglaje eléctrico de los asientos delanteros (1.554 €), Surround View (892 €), suspensión adaptativa M (1.325 €), suspensión deportiva M (470 €), acceso sin llave (688 €), asientos delanteros calefactables (447 €), asientos delanteros con soporte lumbar (375 €), asientos delanteros deportivos (760 €), asientos traseros calefactables (447 €), sensor de lluvia (157 €), lunas traseras sobretintadas (422 €), persiana solar eléctrica en luna trasera (410 €), persiana solar en ventanillas laterales traseras (301 €), reposabrazos delantero deslizante y abatible (181 €), techo de cristal eléctrico (1.325 €), techo interior BMW Individual Antracita (289 €), tapicería en cuero Dakota (2.193 €), volante calefactado (229 €), volante deportivo de cuero (132 €), intercambiado DVD de 6 discos (604 €), alarma antirrobo (579 €)…

Y por si nos parecía poco, también se pueden adquirir varios packs, más económicos que si se equipase por separado:

- Pack Visibilidad (1.949 €), con asistente de luz de carretera, faros xenón, lavafaros, luces autoadaptables, retrovisor interior electrocromático, sensor de lluvia, autoencendido de luces.

- Paquete Cruise (999 €) con control de distancia de aparcamiento trasero, manos libres y USB, control de crucero en función de freno (por 422 € adicionales se puede integrar el Bluetooth y por 361 € el control de distancia de aparcamiento delantero.

- Paquete control de distancia de aparcamiento PDC (952 €) con control de distancia de aparcamiento delantero y cámara para marcha atrás.

- Paquete Comfort (1.516 €) con acceso sin llave, asientos traseros abatibles, paquete compartimentos y paquete iluminación.

- Paquete Innovación (3.237 €), con Head-Up Display, cuadro de instrumentos con contenido ampliado, sistema de navegación Professional con pantalla fija de 8,8”, Speed Limit Info, sistema d manos libres y USB (por 422 € adicionales se puede integrar el Bluetooth).

La versión de prueba viene totalmente equipada. Sobre su precio base (50.822 €) debemos sumar todos los paquetes disponibles (visibilidad, cruise, PDC, comfort e innovación), sistema Active Protection, advertencia cambio de carril, aviso salida de trayecto, levas, asientos con regulación eléctrica, suspensión adaptativa M, dirección deportiva variable, retrovisores exteriores (térmicos y plegables eléctricamente) e interior antideslumbramiento, Park Assistant, Surround View, intercambiador DVD de 6 discos, reposacabezas traseros abatibles, alarma antirrobo… Por lo que el precio final de la versión de prueba asciende a más de 70.000 €. Como es lógico, el sobreprecio se nota en los sistemas de seguridad que incorpora, el confort de los ocupantes y las numerosas tecnologías de las que disponemos. Eso sí, hay que poder pagarlo.

A DESTACAR

Consumo en modo ECO-PRO (9,0l/100km)
Sistema Head-Up Display
Numerosos sistemas de seguridad
Cambio Steptronic de 8 velocidades
Motor potente, magnífica aceleración, respuesta suave, estabilidad y sensación de seguridad
Equipamiento muy completo (casi 20.000 € en equipamiento)

A MEJORAR

Asientos sin regulación lumbar de serie
Volante regulable manualmente
Cinturones de seguridad no regulables en altura




 
Comentarios