Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/ellascon/public_html/wp-includes/general-template.php on line 1643

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method PageNavi_Core::stylesheets() should not be called statically in /home/ellascon/public_html/wp-includes/plugin.php on line 395


judit

5 comentarios
29/11/2011

Audi Q5 2.0 TFSI 211 CV S-Tronic Quattro S-Line


 

INFORMACIÓN GENERAL

Ya tuvimos ocasión de probar el Audi Q5 2.0 TDI de 143 CV, pero en esta ocasión probamos el Audi Q5 2.0 TFSI de 211 CV asociado a la caja de cambios automática S-Tronic de 7 velocidades y tracción Quattro. El Audi Q5 es un todoterreno ligero de lujo homologado para 5 plazas. Destaca sobre todo por su amplio equipamiento (la versión probada incluía casi todos los extras), su diseño y su consumo.

La versión probada incorpora el paquete S-Line, que le ofrece un aspecto más deportivo. El Audi Q5 mide 4.629 mm de largo, 1.880 mm de ancho y 1.653 mm de alto. Su tamaño no resulta extremadamente grande como puede ser el del Audi Q7. Combina a la perfección el diseño de un todoterreno con la comodidad de un modelo más pequeño, por su manejabilidad.

El diseño exterior es muy atractivo, conservando unas líneas elegantes pero a la vez deportivas. Llaman la atención sus faros delanteros y traseros con luces LED, los paragolpes y la gran parrilla frontal.

También destaca en la parte trasera los pilotos duplicados que encontramos en el paragolpes trasero. El motivo es que los faros principales van incorporados en el portón del maletero (fabricado en aluminio) y al levantarlo dejan de verse. De esa forma, en el paragolpes encontramos los intermitentes, las luces antiniebla y la marcha atrás.

El diseño exterior también destaca por las llantas de 20” de cinco radios dobles, que incorporaba gracias al paquete Audi Exclusive Edition (unos 6.000 €), que además de las llantas de 20” incorpora un nuevo paragolpes delantero y trasero, faldones laterales, bajos del coche en acero inoxidable, parrilla con listones cromados y moldura en la parte inferior de las puertas. Este paquete no está disponible únicamente en la versión híbrida.

En cuanto a las motorizaciones encontramos las gasolina 2.0 TFSI de 180 CV (41.330 €) y 211 CV, éste último con cambio manual de 6 velocidades (45.480 €) o S-Tronic de 7 (47.840 €). También está disponible el motor 3.2 FSI de 270 CV sólo disponible con cambio S-Tronic (55.650 €).

Entre los motores diesel se encuentra el 2.0 TDI de 143 CV, con tracción delantera (35.840 €) o quattro (39.870 €), el de 170 CV, con cambio manual (43.120 €) o S-Tronic (45.480 €) y el 3.0 TDI de 240 CV con cambio S-Tronic (54.430 €).
Por último, el Audi Q5 se ofrece con motorización híbrida, con el motor 2.0 TFSI Hybrid de 245 CV con Triptronic y tracción quattro (57.400 €). Como vemos, el precio de partida son los 35.840 € del motor diesel de 143 CV con tracción delantera. El precio en general es un poco elevado.

Sus principales competidores son el BMW X3, el Volvo XC60, el Mercedes-Benz GLK e incluso el Volkswagen Touareg, con el que comparte muchos aspectos, aunque como hemos visto en los precios, el Audi Q5 tiene un precio un poco más elevado.

Se ofrece en diversos colores de carrocería, unos sin cargo, como el Blanco o Negro Brillante, y otros con cargo, como los colores efecto perla, entre los que encontramos el Gris Daytona (2.800 €), el Gris Lunar (995 €), Negro Phantom (995 €) o el Rojo Brillante (995 €). También los colores metalizados, por 995 € extras (Plata Hielo, Azul Lunar, Blanco Glaciar, Gris Amatista, Gris Cuarzo, Marrón Teca, Plata Cuveé o Gris Monzón, el que incorporaba la versión probada) o por 2.800 € (Plata Monza).

INTERIOR

Nada más entrar en el Audi Q5 notamos la calidad de los materiales y la perfección de los acabados. Dispone de un habitáculo bastante amplio, donde personas de hasta dos metros entran bien y pueden realizar un viaje largo sin que su comodidad se vea perjudicada.

Nos ha llamado la atención sobre todo la impresión que da el habitáculo del Audi Q5. El todoterreno de lujo dispone de un interior que se asemeja a un vehículo más pequeño, tipo berlina, con todos los detalles, equipamiento y calidad no típicos de un modelo todoterreno.

El revestimiento interior del habitáculo va en Alcántara, con un tacto suave semejante al terciopelo (1.550 €), un extra que incorpora la versión probada, que aumenta la calidad, pero es prescindible. El resto de materiales también son de calidad, como los plásticos blandos y agradables al tacto o las inserciones en aluminio.

Los asientos delanteros, al igual que los traseros, van tapizados en cuero bitono (blanco y negro), una combinación muy agradable a la vista y que potencia el aspecto deportivo de la unidad probada.

Cuentan con regulación eléctrica y memoria de la posición en el lado del conductor (1.515 €), regulación lumbar eléctrica (330 €) además de ser calefactables (435 €). Todo ello contribuye a encontrar más fácilmente una posición cómoda y a aumentar el confort de los ocupantes, un aspecto que Audi ha cuidado mucho, ofrecer el máximo confort a los ocupantes. Los asientos son amplios, con una buena sujeción y muy cómodos.

Los asientos traseros también son amplios para que viajen hasta 3 personas (el del medio puede ir un poco más incómodo) y la altura al techo es suficiente para que viajen ocupantes de hasta 2 metros de altura.

Disponen de climatizador (720 €), con salidas de ventilación y ruletas de regulación (una para la temperatura y otra para la potencia del aire). También disponen de altavoces propios, y de la plaza central se despliega un reposabrazos del que salen a su vez un posavasos. En la zona trasera también encontramos luces de lectura propias.

Los asientos traseros incorporan una palanca situada bajo la banqueta que permite abatir los asientos, y la versión de prueba incorpora como extra el respaldo abatible por separado, dentro del paquete banqueta trasera plus (250 €), que es más cómodo a la hora de introducir objetos en el maletero. Se trata de un extra que recomendamos.

El maletero es uno de los aspectos destacados del Audi Q5. Con 540 litros de capacidad ampliables a 1.560 si se abaten los asientos traseros, se convierte en un maletero bastante amplio. Gracias a la apertura del portón y a la posición baja de la boca de carga, introducir objetos dentro del maletero no resulta una función complicada.

La versión de prueba cuenta con el portón del maletero con accionamiento automático (610 €), un extra que también contribuye a la comodidad de los ocupantes. Este sistema abre y cierra el maletero de forma automática, y se acciona mediante un botón del mando a distancia. A la hora de cerrarlo, también podemos hacerlo mediante un botón situado en el borde del portón, como podemos observar en la fotografía.

El maletero incorpora unas palancas en ambos laterales para abatir los asientos traseros desde atrás. También dispone de un doble fondo (85 €) donde se encuentra la rueda de repuesto y se pueden guardar algunos objetos. La versión de prueba también cuenta con el paquete portaobjetos con red de sujeción para el maletero (190 €), una red que se encuentra bajo la bandeja que cubre el maletero, compuesta por dos piezas rígidas, una fija (más próxima a los asientos) y otra se desplaza al abrir el portón del maletero.

El Audi Q5 dispone de múltiples huecos para depositar objetos, en las puertas, bajo los asientos delanteros, una amplia guantera que incorpora el cargador de 6 cds (520 €) o el reposabrazos delantero (en un paquete junto con el Bluetooth por 850 €), que se puede regular a lo largo y a lo alto. También dispone de un posavasos doble con la función para enfriar o calentar la bebida (160 €).

El Audi Q5 de prueba también cuenta con el techo panorámico de cristal (1.675 €), compuesto por dos piezas (una de ellas se desplaza totalmente). Dispone de múltiples posiciones que permiten mayor o menos entrada de luz y aire dependiendo de las necesidades del conductor.

El techo panorámico se acciona mediante una ruleta situada junto a las luces de lectura de los asientos delanteros (sistema exactamente igual que en el Volkswagen Touareg). Si lo llevamos totalmente abierto, ni el aire ni el ruido resultan molestos circulando a velocidades normales.

El volante es de tres radios, multifunción, regulable en altura y profundidad y tapizado en cuero con las costuras en blanco, muy agradable al tacto. Desde él se puede controlar el sistema de audio y el Bluetooth. También incorpora las levas para manejar el cambio automático S-Tronic.

En el centro del salpicadero encontramos la pantalla del navegador a color pero no táctil, que también muestra la información del sistema de sonido. En la consola central se encuentran las salida de aire, el sistema Audi Multimedia y los controles del climatizador junto con los mandos de los asientos calefactables.

Bajo la palanca de cambios nos encontramos la ruleta mediante la cual se acciona el sistema Audi Drive Select y se controla el navegador MMI Plus (1.525 € junto con el sistema Audi Parking System Advanced y cámara de visión trasera). El sistema Audi Parking System Advanced resulta muy útil a la hora de aparcar o realizar maniobras cuando no vemos qué hay detrás del coche. Gracias a él ahorramos tiempo y mejoramos la seguridad.

En la zona de la palanca de cambios también vemos el botón de arranque y el freno de estacionamiento eléctrico y automático cuando apagamos el motor, el botón para la desconexión del ESP, el control del teléfono, etc. El sistema de sonido que incorpora la versión de prueba es Bang&Olufsen (795 €), con 505 W, 10 canales y 14 altavoces repartidos por todo el habitáculo, que ofrecen un sonido de gran calidad, aunque se echa en falta la entrada para USB.

Todos los mandos se encuentran al alcance del conductor, con una utilización predictiva y cómoda. Hay un mando que está un poco escondido y su manejo resulta un poco incómodo, y es el del control de la velocidad, que se encuentra situado tras el volante.

En el cuadro de instrumentos encontramos el velocímetro y el cuentarrevoluciones en modo analógico, junto con otros dos indicadores que informan sobre la temperatura del coche y el combustible disponible.

En el centro también encontramos un pequeño ordenador de a bordo que nos muestra la emisora de radio que estamos escuchando, la fecha y hora, los kilómetros recorridos, el consumo medio, la temperatura, el modo del cambio automático o información sobre el control de velocidad. En la parte superior del cuadro de instrumentos encontramos los iconos luminosos, como el intermitente, el cinturón, la desactivación del ESP, etc.

PRUEBA DINÁMICA

El modelo probado es el Audi Q5 2.0 TFSI de 211 CV, asociado a una caja automática S-Tronic de 7 velocidades y tracción Quattro. El motor cuenta con inyección directa y turbo, lo que ofrece una velocidad máxima de 222km/h y un par máximo de 350 Nm.

Sus 211 CV son más que suficientes para mover sus 1.830 kg de peso, y su conducción resulta muy cómoda, ágil y suave a pesar de sus dimensiones. El motor ofrece una respuesta y una potencia no esperadas en un modelo todoterreno, asegurando adelantamientos segurosNo produce un sonido molesto, y en el habitáculo la insonorización está muy conseguida. La caja automática S-Tronic de 7 velocidades resulta muy cómoda de manejar y los cambios entre marchas son muy suaves y cortos. También ofrece el manejo mediante las levas en el volante.

El Audi Q5 homologa un consumo medio de 8,6l/100km, aunque a nosotros nos consumió unos 11l/100km. El consumo urbano homologado es de 10,5l/100km y el extraurbano de 7,5l/100km. Teniendo en cuenta el depósito de combustible de 75 litros, un depósito lleno nos permitió circular sin reportar unos 680km. Emite 199g/km de CO2.

Nada más posicionarnos en el puesto de conducción, destacamos la sensación es de seguridad. Indicar que a pesar de sus dimensiones, al no ser muy alto, entrar y salir es fácil. Ofrece una amplia visibilidad gracias a la altura del asiento y los grandes espejos retrovisores y sensación de control del vehículo, teniendo a mano todos los controles.

Los retrovisores de la versión de prueba cuentan con el sistema Audi Side Assist (685 €), que detecta obstáculos en los ángulos muertos. No es como otros sistemas que lo indican en el espejo, sino que mediante la intensidad de parpadeo de una pequeña luz situada en la parte derecha del retrovisor, nos avisa si podemos o no podemos cambiarnos de carril. Sólo se activa si ponemos en funcionamiento el intermitente. También incluye el retrovisor interior antideslumbrante (305 €).

La versión que probamos cuenta como extra con la llave Confort Advanced Key, que permite el acceso y arranque sin llave (765 €). De este modo, sin necesidad de utilizar la llave, sólo con pisar el embrague y pulsar el botón situado a la izquierda de la palanca de cambios, el vehículo arranca. A la hora de querer detener el vehículo, el freno de mano eléctrico se activa automáticamente cuando el motor se apaga.

A pesar de que está enfocado como todoterreno, la conducción del Audi Q5 es más cómoda para circular por ciudad que por campo. Resulta útil para rodar por terrenos en mal estado pero no tanto para realizar rutas off-road. Aún así, la tracción Quattro nos puede sacar de muchos apuros, al igual que la altura libre al suelo (200 mm) y la altura de vadeo (500 mm). Con todos los sistemas que incorpora, el Audi Q5 resulta un vehículo con una amplia seguridad.

La suspensión puede resultar un poco dura, aunque en terrenos en mal estado o irregulares responde bien y apenas se notan los baches en su interior. La suspensión delantera cuenta con estructura de paralelogramo deformable y muelle de resorte helicoidal, al igual que la suspensión trasera.

La dirección nos ha resultado bastante dura. A pesar de ser precisa, era necesario realizar un mayor esfuerzo que en otros modelos, resultando algo incómoda en ocasiones. La dirección es de cremallera con asistencia hidráulica en función de la velocidad.

El Audi Q5 nos sorprendió por la respuesta que ofrece en curva. Siempre se ha dicho que los todoterrenos no están hechos para coger curvas, pero el Audi Q5 pasó del aprobado, ya que en curvas no se aprecian balanceos ni pérdida de adherencia en las ruedas traseras (gracias a la tracción Quattro), aportando mucha estabilidad.

El sistema de frenos, compuesto por frenos de disco ventilado de 320 mm delante y disco de 300 mm detrás, cumplen notablemente su función. Buena respuesta desde que se solicita su funcionamiento y nada brusco. La versión de prueba cuenta con llantas de 20” que montan neumáticos de medidas 255/45 R20. Nada más verlo, impresiona por la dimensión de las llantas.

La versión de prueba cuenta con el sistema Audi Drive Select, que varía la respuesta del acelerador, la dirección, la dureza de la suspensión, el modo automático de la caja de cambios S-Tronic o la asistencia de frenado.

El Audi Drive Select ofrece tres modos: Comfort, Auto y Dynamic. Como la versión cuenta con MMI navegación plus, se puede configurar un modo propio mediante el control (ruleta situada junto a la palanca de cambios). Las versiones, como la probada, que cuentan con cambio automático S-Tronic y el sistema Audi Drive Select, no cuentan con la posición S en la palanca de cambios, ya que se configura mediante el modo Dynamic.

Como conclusión personal, el Audi Q5 es un todoterreno de lujo manejable, de gran calidad, un diseño impecable y recomendable para aquellos que puedan desembolsar lo que cuesta. No destinado para aquellos que buscan un modelo para circular por el campo y sacar todo el partido a un todoterreno. En cuanto al público objetivo, destinado para todas las edades, porque ofrece la elegancia y sobriedad de personas con más edad y la deportividad y línea moderna para un público joven.

EQUIPAMIENTO

Todos los Audi Q5 incluyen de serie múltiples airbags, ABS, ESP, anclajes ISOFIX, asistente de frenado, control de tracción ASR y EDS, dirección asistida variable Servotronic, faros antiniebla, levas S-Tronic en el volante, luz diurna, ordenador de viaje, regulación de altura de faros, reposacabezas activos Audi Backguard, retrovisores exteriores, eléctricos, abatibles y térmicos, tracción total quattro con diferencial central autoblocante, volante multifunción, apoyabrazos central trasero abatible, asientos delanteros regulables en altura, cierre centralizado, climatizador (una zona), elevalunas eléctricos delanteros y traseros, freno de estacionamiento electromecánico, mando de apertura a distancia, parabrisas antitérmico tintado, asientos traseros reclinables, pantalla TFT en color de 6,5” en el salpicadero, portagafas, etc.

La versión probada incorpora más de 22.000 € en extras, que pasamos a describir a continuación: airbag laterales traseros (435 €), amortiguación regulable (1365 €), anclaje ISOFIX en asiento del acompañante+ desactivación del airbag delantero (100 €), Audi Drive Select (370 €), Audi Hold Assist (100 €), Audi Lane Assist/asistente mantenimiento carril (635 €), Audi Parking System Advanced con navegador MMI plus y cámara de visión trasera (1525 €), Audi Side Assist/detección de ángulos muertos (685 €), control de presión de neumáticos (100 €), control de velocidad Tempomat (335 €), faros de xenón plus con luz diurna y lavafaros (1305 €), retrovisor interior antideslumbrante automático con sensor de luces y lluvia (305 €), asientos delanteros con regulación eléctrica y memoria en lado del conductor (1515 €), asientos delanteros calefactables (435 €), asientos delanteros con regulación lumbar eléctrica (330 €), climatizador de confort 3 zonas (720 €), llave de confort advanced key acceso y arranque sin llave (765 €), portón del maletero de accionamiento automático (610 €), llantas de 20” (745€), sonido Bang&Olufsen con 505 W, 10 canales y 14 altavoces (795 €), cargador de 6 cds en guantera (520 €), respaldo trasero abatible por separado en paquete banqueta trasera plus (250 €), paquete porta objetos con red de sujeción en maletero (190 €), posavasos climatizado (refrigerado o calefactado 160 €), compartimento bajo suelo del maletero (85 €), revestimiento interior del techo en Alcántara (1550 €), paquete exterior Sline (2170 €), techo panorámico de cristal (1675 €), sensor de luces y lluvia (155 €), Bluetooth y reposabrazos central delantero (850 €), pintura Gris Monzón metalizada (995 €).

Teniendo en cuenta el precio inicial del modelo (47.840 €), nos damos cuenta de que el precio final de la versión probada pasa holgadamente de los 68.000€. Más de 22.000 € en extras que apenas unos pocos se pueden permitir.

A DESTACAR

- Respuesta del motor: fuerza y potencia
- Diseño, detalles y acabados
-Amplitud y comodidad interior
- Equipamiento (más de 22.000 € en extras)
- Dispositivos de seguridad y ayuda a la conducción

A MEJORAR

- Dirección un poco dura
- Consumo (llenar depósito 90 €)
- Precio (en torno a 68.000 €)




 
Comentarios




Lucia

Sin palabras!!Con sólo ver la fotos te lo dice todo BELLEZA. Saludos

2011-12-13 09:47:38

Jorge

Ya le gustaría a muchos hacer pruebas así de completas. Muy buena, Judit.

2011-12-19 20:31:22

judit

;) Muchas gracias Jorge. Todo un honor viniendo de ti. Saludos

2011-12-20 13:52:07

OhhO

Interesante y muy buena prueba. Enhorabuena.

2012-02-15 13:01:08

judit

:) Gracias! Un gran coche. Saludos

2012-02-17 08:41:26