Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/ellascon/public_html/wp-includes/general-template.php on line 1643

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method PageNavi_Core::stylesheets() should not be called statically in /home/ellascon/public_html/wp-includes/plugin.php on line 395


judit

0 comentarios
18/09/2012

Audi A5 Cabrio 2.0 TFSI 211 CV STronic Quattro


 

INFORMACION GENERAL

El Audi A5 Cabrio se posiciona dentro del segmento de las berlinas Premium descapotables y hace poco fue actualizado junto a toda la gama A5. Ofrece 4 plazas reales, además de destacar por incorporar la capota de lona, lo que le otorga un aire más clásico.

El Audi A5 Cabrio mide 4.625 mm de largo, 1.854 mm de ancho y 1.383 mm de alto. Los cambios más destacados incorporados por la marca alemana son el nuevo frontal con la nueva parrilla, los nuevos faros delanteros y traseros más afilados y con tecnología LED

La capota de lona es un elemento distintivo y diferenciador del A5 Cabrio. Además de ofrecer un diseño más atractivo y preferido por los puristas, tiene algunas ventajas, como su menor peso, que ocupa menos espacio en el maletero, da menos problemas técnicos y el tiempo de capotado y descapotado es menor (16 segundos).

En el A5 Cabrio esta acción se puede realizar en marcha (hasta 50km/h) mediante un botón situado bajo el Audi Drive Select. Una pega que le hemos encontrado es que se debe mantener pulsado durante todo el proceso, y no dispone de un botón en el mando.

La capota de lona está disponible en varios colores (Negro, Gris Oscuro, Marrón y Rojo), siendo el Negro el color de la versión de prueba. La luneta de la capota es de vidrio, de mayor calidad y resistencia que las de plástico.

La unidad de prueba incorpora la capota confort (375 €), que cuenta con una mejor insonorización (triple capa) y mayor protección térmica (doble aislamiento). Además, las plazas traseras disponen de iluminación LED, por lo que recomendamos adquirirla.

De serie, el Audi A5 Cabrio ofrece el deflector de viento plegable, que se coloca de forma manual. El sistema se agradece cuando circulamos a altas velocidades, ya que minimiza mucho la molestia del viento, aunque si lo ponemos, nos tenemos que olvidar de las dos plazas traseras.

La gama de motores está compuesta por los gasolina 1.8 TFSI de 170 CV, disponible con cambio manual (43.340 €) o con cambio automático Multitronic (45.830 €), 2.0 TFSI de 211 CV con cambio manual (49.110 €), cambio automático Multitronic (51.600 €) o con cambio automático STronic y tracción Quattro (56.040 €), la versión de prueba. Cierra la oferta en gasolina el motor más potente, el 3.0 TFSI de 272 CV con cambio automático STronic y tracción Quattro (61.020 €).

La oferta en diesel cuenta con el motor 2.0 TDI de 143 CV (44.530 €), el motor 2.0 TDI de 177 CV con cambio manual (47.340 €), con tracción Quattro (49.530 €) y con cambio automático Multitronic (49.830 €), el motor 3.0 TDI de 204 CV con cambio automático Multitronic (53.050 €) y el motor 3.0 TDI de 245 CV, cambio automático STronic y tracción Quattro (58.830 €).

El Audi A5 Cabrio está disponible en colores sin cargo, como el Blanco Ibis y el Negro Brillante, aunque se pueden elegir colores metalizados (1.015 €), como el Azul Lunar (versión de prueba), Azul Scuba, Blanco Glaciar, Gris Monzón, Marrón Teca, Plata Cuveé, Plata Hielo, Rojo Shiraz o colores efecto perla, como el Gris Daytona (3.050 €), Gris Lana (1.015 €), Negro Phantom (1.015 €) y Rojo Misano (3.050 €).

Sus principales competidores dentro del segmento de las berlinas descapotables Premiun alemanas son el BMW Serie 3 Cabrio y el Mercedes-Benz Clase E Cabrio, éste último también con capota de lona. También compite con modelos como el Lexus IS250C o el Volvo C70.

INTERIOR

Lo más destacado del interior del Audi A5 Cabrio es su amplitud, ofreciendo cuatro plazas reales. El espacio disponible para cuatro adultas es más que suficiente, no echando en falta más altura ni en las plazas traseras con la capota puesta.

Todos los asientos (delanteros y traseros) están tapizados en cuero Nappa de color claro y un tacto muy fino, material que también vemos en los paneles de las puertas. Las plazas delanteras son muy amplias y ofrecen una muy buena sujeción. La unidad de prueba incorpora calefacción para la zona del cuello (580 €), que no ha sido necesario en el tiempo en el que estamos, pero sí que es muy útil en invierno.

La versión de prueba también incorpora el reglaje eléctrico con función de memoria para el asiento del conductor (1.550 €), además de calefacción en los delanteros (445 €). Gracias al ajuste eléctrico, encontrar la posición de conducción más cómoda es muy sencillo, tardando pocos segundos.

Los cinturones van integrados en la carrocería y no se encuentran muy alejados, algo que agradecemos las personas que no podemos conducir tan retiradas del volante. Tras los asientos traseros, se puede colocar el paravientos, muy recomendable.

Los asientos traseros también son anchos, y realizar un viaje en ellos no es incómodo. Algo que hemos notado es que el respaldo puede resultar demasiado vertical. Cuentan con salidas de aire y altavoces propios.

Como todo Audi, la calidad de sus materiales es muy alta, además de contar con unos acabados muy finos. La textura del cuero, el tacto de los plásticos y en general la sensación de calidad percibida hacen que sea un coche que no defrauda.

El volante de 3 radios es multifunción, tapizado en cuero, regulable en altura y profundidad y con levas para el cambio automático. El tacto es agradable y el manejo de las levas cómodo.

El maletero tiene una capacidad de 380 litros, que se reducen a 320 si la capota está plegada, una capacidad aceptable. Su boca de carga está situada un poco alta para depositar objetos pesados y lo malo es que el hueco no es del todo aprovechable.

El espacio donde se deposita la capota cuando está plegada cuenta con una bandeja retractable, que se puede situar hacia arriba para aumentar la capacidad de carga. Hay que tener cuidado y tener el hueco desocupado cuando deseemos descapotarlo.

Acceder a las plazas delanteras es muy cómodo, ya que el espacio que dejan las puertas es más que suficiente. Para acceder a las plazas traseras, sin capota no es tarea difícil. En cambio, cuando la capota está puesta, el acceso a las plazas traseras puede resultar un poco agobiante y complicado para según qué personas.

El salpicadero es sencillo, fabricado en plástico blanco, destacando la pantalla integrada de gran tamaño. El cuadro de instrumentos es muy intuitivo y sencillo de interpretar. Cuenta con dos grandes esferas (velocímetro y cuentarrevoluciones) y dos más pequeñas a los lados (temperatura del motor y depósito de combustible).

Entre medias de las dos grandes encontramos una pequeña pantalla del ordenador de a bordo, donde vemos datos como los kilómetros recorridos, reloj, información del sistema de sonido, marcha introducida, temperatura exterior, consumo medio…

La consola central es muy sencilla y predictiva. En la parte superior vemos la gran pantalla a color que muestra las imágenes del navegador o el sistema de sonido. La versión de prueba incorpora el navegador MMI Plus (3.110 €), un extra que nos resulta demasiado caro. Debajo de la pantalla vemos la entrada de cds y botones que permiten la desconexión del ESP o el asistente de aparcamiento. Más abajo vemos los mandos para el climatizador automático, compuesto por dos ruletas que permiten elegir la temperatura deseada.

Entre medias de los asientos, la consola central cuenta con la palanca del cambio automático, ergonómica y de fácil manejo. Junto a ésta, el botón del freno de mano eléctrico. También vemos el botón de arranque sin llave (la unidad de prueba lo incorpora por 780 € adicionales) y la ruleta del sistema Audi Drive Select.

Por último, el botón que acciona la capota de lona, que hay que mantener pulsado durante todo el proceso y el botón que permite subir o bajar las cuatro ventanillas al mismo tiempo.

En el interior del Audi A5 Cabrio encontramos numerosos huecos para depositar objetos, como el reposabrazos delantero, los reposavasos de las plazas delanteras y traseras, la guantera o los huecos de las puertas.

PRUEBA DINÁMICA

El Audi A5 Cabrio de la versión de prueba monta el motor 2.0 TFSI de 211 CV, asociado al cambio automático STronic de 7 velocidades y tracción Quattro. Su par motor es de 350 Nm y su velocidad máxima de 238 km/h, alcanzando los 100km/h en 7,3 segundos.

La caja de cambios automática STronic es muy fina, no notando los cambios entre marchas y ofreciendo una velocidad progresiva, sin percibir pérdida de potencia. La versión de prueba incorpora levas en el volante para poder cambiar de forma manual las marchas.

Homologa un consumo medio de 7,7l/100km y unas emisiones de 177g/km de CO2. Su consumo urbano es de 9,5l/100km y su consumo interurbano de 6,6l/100km. Las cifras que homologa son bastante fiables, y es que hemos conseguido una media de 8l/100km. Gracias al depósito de combustible de 64 litros, el Audi A5 Cabrio permite realizar unos 700 kilómetros sin tener que repostar de nuevo.

Encontrar el puesto de conducción adecuado para cada persona es simple. Gracias a los asientos eléctricos que incorpora la versión de prueba, resulta más fácil aún. Los mandos se encuentran situados a mano del conductor, sin que tenga que retirar la vista de la carretera.

Incorpora Start&Stop de serie, que gracias al sistema Audi Drive Select, no siempre entra en funcionamiento dependiendo del modo de conducción seleccionado. Gracias a este sistema, el consumo se ve claramente reducido en su conducción por ciudad, algo que se agradece.

De su conducción destacamos su suavidad, pero anunciamos que no es un coche de respuestas deportivas aunque sí que se aprecia la potencia del motor de 211 CV. Su conducción por ciudad es cómoda. Ofrece una buena visibilidad y aunque es un coche grande, gracias a que la versión de prueba incorpora sensor de aparcamiento delantero y trasero, aparcarlo es tarea sencilla.

Cuando circulamos por autopista, su conducción es muy agradable. Si viajamos con la capota desplegada, la insonorización del habitáculo es muy alta mientras que si viajamos con la capota plegada, mantener una conversación a velocidades legales es viable. En las plazas traseras el azote del viento se nota más.

La versión de prueba incorpora el sistema Audi Lane Assist, que permite mantenerse en el carril, avisando al conductor en caso de que se salga del mismo.

Aunque el Audi A5 Cabrio pesa 1.735 kilos, el motor 2.0 TFSI de 211 CV hace que no sea un coche pesado. La versión de prueba incorpora llantas de 19”, aunque de serie el A5 Cabrio ofrece las de 17”. Gracias a ellas, el aplomo del coche y su sujeción es aún mayor, algo a lo que también contribuye la tracción Quattro que la versión de prueba también incorpora.

Gracias a la suspensión dinámica (1.260 €) que incorpora la versión de prueba, el confort interior es alto. Si circulamos por firmes en mal estado o tomamos resaltos, apenas se notan en el interior del vehículo.

Mediante el sistema Audi Drive Select que también incorpora la versión de prueba (380 €) y sus modos de conducción, la suspensión se regula en función de las necesidades. No sólo modifica la suspensión, sino que también regula la dirección o la entrega de potencia.

Ofrece cinco modos de conducción: Efficiency (ahorro gracias al Start&Stop de serie y respuesta más progresiva), Confort (similar al modo Eficiencia pero con una respuesta más rápida y suspensión más blanda), Auto (varía los parámetros dependiendo del momento en base a la conducción que estemos realizando), Dynamic (dirección más dura y mayor entrega de potencia) y por último el modo Individual (configuración totalmente personalizada mediante el MMI).

La dirección es muy precisa. Sobre todo lo hemos podido apreciar en su conducción por curvas. El coche iba por donde le indicábamos en todo momento sin desviar la trayectoria. El sistema de frenos está compuesto por discos de freno ventilados delante y frenos de disco detrás. Su funcionamiento es más que correcto, respondiendo en todo momento a la perfección.

El Audi A5 Cabrio nos ha encantado. Es el coche perfecto para aquellos que quieren un modelo cabrio, con capota de lona, que ofrezca la insonorización de un coche descapotable con capota dura, un diseño muy atractivo, una calidad extraordinaria, un aplomo en carretera destacable y una suavidad de conducción a la vez que una buena respuesta notable. ¿La pega que le encontramos? No todos se pueden permitir un coche así… Algún fallo tenía que tener.

La versión de prueba, sólo de acceso ya cuesta 56.046 €, pero es que con todos los extras que incorpora, el precio supera los 78.000 €, un desembolso que no todos pueden hacer. Si lo tienes, sin duda es uno de los coches recomendaríamos con los ojos cerrados.

EQUIPAMIENTO

El Audi A5 Cabrio ofrece un equipamiento de serie muy completo. Incorpora ABS, ESP, numerosos airbags (frontales, laterales y de cortina), faros bi-xenón con luz diurna LED, encendido automático de luces, lavafaros, faros traseros LED, faros antiniebla, sensor de lluvia, climatizador automático tri-zona, radio cd/mp3, freno de mano eléctrico, dirección asistida, capota eléctrica, deflector de viento plegable, volante multifunción forrado en cuero, llantas de 17”, cristales antitérmicos tintados, anclajes ISOFIX (2), Start&Stop, ordenador de viaje, asientos delanteros regulables en altura (manualmente), reposabrazos delantero, rueda de repuesto pequeña, retrovisores exteriores con intermitente LED integrado…

Aún así, la cantidad de opciones que se pueden integrar son numerosas y si se desea tener una unidad más completa, el precio sube bastante. Encontramos los espejos retrovisores exteriores calefactables y plegables eléctricamente (460 €), espejos retrovisores exteriores calefactables (170 €), espejos retrovisores exteriores calefactables con antideslumbramiento automático y abatibles eléctricamente (610 €), espejos retrovisores exteriores calefactables con antideslumbraniento automático y abatibles eléctricamente con función de memoria (610 €), faros inteligentes Smart Beam (170 €), luz dinámica adaptativa dynamic adaptative light AFS (485 €), capota confort (375 €), retrovisor interior con regulación automática de posición antideslumbrante (310 €), calefacción para zona del cuello (585 €), mando HomeLink (300 €), volante deportivo de 3 radios multifunción con levas (195 €), volante deportivo multifunción en cuero de 3 radios con parte inferior achatada (360 €), volante deportivo multifunción de cuero y 3 radios con parte inferior achatada y levas (560 €), asientos delanteros con regulación eléctrica (1.290 €), asientos delanteros con regulación eléctrica y asiento del conductor con función de memoria (1.550 €), asientos delanteros calefactables (445 €), asientos delanteros y traseros calefactables (715 €), fijación para 3 anclajes ISOFIX (100 €), suspensión deportiva S Line (255 €), amortiguación regulable dámper control (1.060 €), Audi Drive Select (380 €), dirección asistida dinámica (1.270 €), Audi Hold Assist (100 €), control de velocidad Tempomat (345 €), Audi Parking System trasero (510 €), Audi Active Lane Assist (650 €),Audi Side Assist asistente cambio carril (700 €), Audi Parking System Plus (990 €), Audi Side Assist y Audi Active Lane Assist (1.345 €), Audi Parking System Advance (1.560 €), control de crucero adaptativo (1.640 €), interfaz para sistema de localización de vehículos (135 €), sistema de apertura y arranque sin llave Advance Key (780 €), MMI navegación (2.210 €), MMI navegación plus (3.110 €), radio simphony (325 €), cargador de cds (535 €), intercambiador de cds (535 €), Audi Sound System (325 €), sistema de sonido Bang&Olufsen (1.135 €), tapizado en cuero Nappa (2.900 €), pintura metalizada (1.015 €), pintura efecto perla (1.015 o 3.050 €), pack S-Line (2.110 €)…

El precio base de la unidad de prueba es de 56.040 €, pero con todo el equipamiento extra que incorpora, como los asientos tapizados en cuero Nappa, asientos deportivos calefactables con función de memoria y regulación eléctrica, pack cuero, pintura metalizada, capota confort, calefacción para la zona del cuello, volante deportivo con levas, llantas de 19”, espejos retrovisores calefactables, antideslumbrantes y abatibles eléctricamente, retrovisor interior con regulación automática de posición antideslumbrante, Audi Drive Select, control automático de la velocidad Tempomat, suspensión dinámica, Audi Active Lane Assist, Audi Parking System Advance, control de crucero adaptativo, sistema de apertura y arranque sin llave advance key, MMI navegación plus, Audi Sound System, el precio final supera los 78.000 €.

A DESTACAR

Confort interior

Equipamiento y calidad

Respuesta del motor con el cambio automático

Capota (calidad y accionamiento)

Consumo

A MEJORAR

Precio elevado

Capacidad de maletero




 
Comentarios