Maribel

0 comentarios
08/12/2014

Consejos para conducir con nieve o hielo de forma segura


 

Con la llegada del invierno, la lluvia, el hielo y la nieve dificultan la conducción y obligan al conductor a extremar la precaución frente al volante. Ya sabemos que si hay previsión de nieve es mejor evitar coger el coche, sin embargo, si no tienes otra opción, te mostramos estos trucos básicos para conducir de forma segura con este tipo de inclemencias meteorológicas.


Si te da cierto miedo conducir con nieve lo fundamental es reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. No olvides tener el vehículo a punto, y por supuesto, colmarnos de paciencia y usar el sentido común.

Cuando sea necesario utilizar cadenas, por el estado de la carretera, o cuando lo indique Tráfico, estas deberán colocarse en las ruedas motrices. Retire las cadenas tan pronto desaparezca la nieve o hielo. También puedes llevar neumáticos específicos que fomentará la adherencia.

Ya en carretera, procura circular por la parte de la carretera por la que no han circulado otros vehículos (ya que la nieve no estará tan compacta). No hagas movimientos bruscos, es decir, conduce con suavidad, evitando los frenazos bruscos, los acelerones y los “volantazos”.

A la hora de frenar, debes anticiparte, evaluando la distancia de frenado haciéndolo de manera suave y progresiva, utilizando alternativamente el freno de motor y el pedal de freno.En las curvas, limita la velocidad y mantén un velocidad lenta y regular para evitar que el coche pierda agarre.

Para evitar que el coche patine, utiliza marchas más largas de lo normal. En las bajadas extrema la precaución y lleva una velocidad más baja de la que utilizarías en condiciones normales. Si perdieras el control del coche, no frenes, levanta suavemente el pie del acelerador e intenta controlar el vehículo usando el volante. Si derrapas, gira el volante hacia el lado que ha girado la parte trasera y endereza. Evita utilizar de más el embrague. Si te excedes en su uso, el vehículo irá a su aire.

Si finalmente, sufrieras un accidente y no puedes continuar la marcha, llama a los servicios de emergencia, indicando la ubicación en la que te encuentras. Es fundamental que lleves el depósito lleno y el la batería del móvil cargada, ya que no sabes cuanto tiempo tardarán en llegar.  Mantén la calefacción de tu vehículo mientras esperas.




 
Comentarios